SÍGUENOS EN FACEBOOK

SÍGUENOS EN WHATS APP

SÍGUENOS EN TELEGRAM

Nos preguntamos con quién habrá empatado Adriana Lastra para ir por la vida como va, dando lecciones unas veces, provocando otras y ofendiendo a una buena parte de la población de la que cobra, la mayoría.

Pero el caso es que si lo hubiera hecho una sola vez pensaríamos que era un simple error, pero es que lo hace a menudo, demasiado y la verdad es que esa parte de la población a la ofende continuamente empieza a estar harta, empezamos a estar hartos.

La moza no sabrá ni como ha llegado hasta donde ha llegado, nosotros preferimos no saberlo pero el caso es que es una auténtica iletrada venida a más. Como un nuevo rico que cree estar por encima de los demás solo porque tiene dinero. Pero ella no tiene nada de que presumir y seguramente ella sepa en su fuero interno que esto que decimos es completamente cierto.

Pero llega el final del año 2019, acaba de cerrar el acuerdo con Podemos, Bildu o ERC creyéndose la mejor negociadora del mundo y lo único que ha hecho es ceder y ceder. Y aunque entendemos que hasta eso es difícil para ella, más le valdría mantener la boca cerrada y no demostrar tan a menudo que de cerebro anda tan limitada.

Pero ella no. Ella se viene siempre arriba y haciendo gala del peor defecto de los tontos, demostrar que lo son creyéndose más inteligentes que los demás, nos felicita el Año Nuevo de esta forma: “¡Feliz y combativo 2020! ✊🏻🌹💪🏼❤️”

Claro que, como es tan simple, con la primera respuesta ya la han dejado tumbada. Completamente para el arrastre.