Resulta que aquí la gente ya no puede ni opinar de una forma diferente a como opinen los demás o a como quieran los demás que opinen. Tras el debate electoral del pasado lunes, el ex-portero de la Selección Española y actual portero del Milán, Pepe Reina, expresó su opinión acerca del debate. Aunque no dijo nada, dio a entender que su voto se decantaría por Vox.

Repetimos, él no dijo nada y son conclusiones que sacamos nosotros por el sentido en el que estaba escrito su tuit. Pero esto ha sentado fatal a los “demócratas” de siempre. A esa izquierda que solo te deja pensar como ellos digan y lo que ellos digan y, por supuesto, tampoco te dejan expresarte que es lo que le está sucediendo a Pepe Reina al que están poniendo auténticamente “verde” por las redes sociales.

Y uno de los que están participando en el acoso a Reina es un diputado español. Probablemente el diputado con más cabeza y menos cerebro del arco parlamentario, ese diputado es, cómo no, Gabriel Rufián- Y Rufián ha atacado a Reina, ciudadano español, por expresar su opinión política, fíjense qué malísimo es Reina que expresa su opinión.

Y Reina, como no podía ser de otra forma -es inevitable con Rufián porque es un auténtico “recibidor de zascas profesional-, ha contestado a Rufián con uno de esos sonoros “zascas” a los que Rufián ya debe estar acostumbrado -suponemos que los tendrá colgados en la pared de su casa, aunque a este paso se va a quedar sin un solo hueco libre-.

Parece mentira que un político que cobra un sueldo de todos nosotros ataque de esa forma a un ciudadano que, famoso o no, es lo que es Reina en realidad por expresar su LIBRE OPINIÓN.