La verdad es que cualquiera que lea esta noticia puede creer que estamos a 28 de diciembre o que es una broma. Pero no, es cierta y demuestra hasta qué punto puede nublar la mente el separatismo y hasta qué punto puede volver a sus más acérrimos seguidores tan tontos como para poner en riesgo su propio negocio y sus vidas.

Maria y Andreu, dos hosteleros de la localidad tarraconense de Siurana han llevado hasta un extremo tan exagerado su separatismo, que han dejado de cumplir sus obligaciones fiscales con la Agencia Tributaria Española dejando de pagar sus impuestos a esta para hacerlo con la Agencia Tributaria de Cataluña. Esta locura ha derivado en terribles consecuencias para ellos: han recibido una sanción tan fuerte de la Agencia Tributaria que, a día de hoy, les ha obligado incluso a cerrar sus negocio.

Como consecuencia de los impagos acumulados, la Agencia Tributaria ha bloqueado las cuentas bancarias vinculadas al restaurante Siurana y le ha retirado su número de identificación fiscal. Y lo mejor es la justificación de los protagonistas: “obligar a los dirigentes del ‘procés’ a obedecer el mandato del pueblo expresado en el Estatut de 2006 y el 1 de octubre de 2017“.

Y no es solo eso, además de hacer el ridículo con el separatismo lo pregonan a los cuatro vientos con un cartel que han puesto a las puertas de su establecimiento. En esa nota dicen que la Agencia Tributaria Española les ha “retirado el NIF y va a proceder a bloquear sus cuentas“. En la nota acaban diciendo que es un “ataque democrático a su empresa“.

No se entiende demasiado bien cómo alguien puede ser tan tonto y estar tan abducido como para jugarse el “pellejo” de esa forma. Porque una cosa es no poder pagar esos impuestos, que es algo que le sucede a mucha gente, y otra muy distinta es pagárselos a un ente que no sirve absolutamente para nada porque por si no lo recuerdan: “La república catalana no existe, idiota”.

Y por si fuera poco, publica un vídeo en el que todo orgulloso cuenta la tontería que ha hecho.