Es lamentable que en España tengamos que aguantar las lecciones de personajes como Juan Carlos Monedero. Pero no porque sea un corto mental con ínfulas, sino porque da lecciones de la injusticia que para él representan los sueldos de algunas personas, mientras él birlo al pueblo venezolano 400.000 euros por un informe inexistente.

Y decimos todo esto porque en estos días el blanco de sus iras y de sus críticas ha sido Carlos Herrera por el sueldo que este cobra por realizar su programa diario de COPE. Se puso tan sumamente colérico que llegó a decir sandeces como estas: “La Iglesia Católica le paga a tu amigo Carlos Herrera más dinero que a Cáritas, espectacular“.

Y Ana Rosa Quintana, que se estaba empezando a sentir molesta por tales afirmaciones contestó: “Mira, mi amigo Carlos Herrera trabaja en una empresa privada que le paga lo que se merece“. Pero a Monedero todo esto no le bastaba y prosiguió con constantes interrupciones que provocaron la indignación de la presentadora y de sus contertulios.

Y ya harta de las palabras de Monedero contra Herrera despachó al podemita con un merecido zasca. Zasca que recibió por ir de “listo” por la vida: “A nadie que esté dirigiendo un programa de radio ni de televisión o siendo un comunicador le paga una empresa un duro más de lo que gana con él, o sea que si le pagan eso es porque él está triplicando los ingresos de esa empresa. Si vamos ya a discutir la libertad de mercado, apaga y vámonos. ¿Vamos a Venezuela?

Y tiene toda la razón Ana Rosa Quintana, los salarios de los comunicadores como Herrera los marcan los ingresos que su programa generen para la empresa que les contrata. Eso seguramente es algo que ya sepa Monedero de sobra pero como al podemita le pierden sus fobias tiene que hacer lo posible para manipular y malmeter contra cualquiera que a él no le guste.