Susana

En una entrevista de casi 50 minutos hecha en una “tele amiga” vestida de blanco y con cara de “perdón”, Susana Díaz, la ex presidenta de la Junta de Andalucía y secretaria general de los socialistas andaluces, apareció en el panorama político nacional, concediendo una entrevista a Antonio Ferreras.

Nada más empezar reiterándolo en varias ocasiones a lo largo de la misma, la secretaria general de los socialistas andaluces, pidió perdón por lo sucedido, incidiendo en “la honradez de Chaves y Griñán”, quienes no se habían llevado ni un duro a su bolsillo de todo este caso.

Aseguró que estos fondos habían beneficiado a 7000 trabajadores pertenecientes a los astilleros de Cádiz y Huelva, además de los trabajadores de Santana en Jaén y que solo se había producido irregularidades en 219 personas, que habrían cobrado irregularmente, pero que la actual Junta, sigue pagándoles lo estipulado.

Por otro lado, la ex presidenta de la Junta, señaló que, en los 1810 folios de la sentencia, en ningún momento se hace referencia al PSOE como responsable, sino a personas individuales. Insistió en afirmar en que, a un socialista, le duele que pase esto con un gobierno que es suyo y que expresamente, porque les duele Andalucía, por ser su tierra.

También, Susana Díaz quiso dejar claro que en su periodo de presidencia, ningún consejero de sus gobiernos ha sido imputado por nada y que si en el procedimiento, se retiró la Junta, fue por decisión de los servicios jurídicos (en este caso, la presidenta entonces, se olvidó de explicar que este órgano consultivo, al igual que el de los abogados del estado, dependía de su gobierno).

A lo largo de toda la entrevista, en la que aseveró que continuaría en política y que sería nuevamente candidata si era elegida por la militancia, también expresó su buena sintonía con el secretario general de su partido, con quien aseguró que tenía contactos fluidos y conversaciones frecuentes. Precisamente, consideró que tanto el PSOE andaluz como Ferraz habían reaccionado con rigor al conocerse la sentencia.

Analizando la reaparición de Susana Díaz y su aparente “pedir perdón “ por lo sucedido, la sensación que da, por lo menos la que transmiten, es que viven en una burbuja propia sin querer reconocer el verdadero daño que el caso ERE ha hecho a Andalucía en su vertiente política, que además de económico, se ha traducido en un freno de su prosperidad, en dañar a parados que se quedaban sin recursos, ni en el desdoro de imagen de la región que durante décadas, ha estado en los últimos lugares de las estadísticas habidas y por haber. Junto a esto, no es entendible que individualicen las responsabilidades hacia las personas, dejando de lado al partido, puesto que, si bien puede decirse que ni Sánchez ni Díaz tenían responsabilidades orgánicas en ese momento, los dos ex presidentes de la Junta, eran además y sucesivamente, presidentes del PSOE.

Tampoco parece lógico que se escuden en lo hecho por otros partidos desde el punto de vista de la corrupción ni diferenciándose en el hecho de que “hayan cogido” o no un duro, porque corrupción es corrupción y no hay ni diferencias ni mejores ni peores, sino hechos llevados a un juzgado, probados ante jueces, que desde su independencia son evaluados y aplicadas condenas por todos y cada uno de los elementos probatorios que se les han llevado para ser juzgados.

El socialismo andaluz, debe y debería pedir perdón por lo sucedido, pero no con la “boca pequeña”, ni para salir del paso y ser conscientes de que necesitan pasar por un proceso de regeneración interna y de imagen, que haga que los ciudadanos puedan darles el perdón que precisa lo acontecido.

En lo que al actual gobierno y partidos que los sustentan así como en toda la representación política andaluza, a partir de esta sentencia, la primera de unos 180 casos de juicios que quedan por resolver, además de recuperar todo ese dinero malversado, deberían esforzarse en ser transparentes por consenso, didácticos respecto a esta trama y exigir las responsabilidades políticas y jurídicas a quienes corresponda, para que queden estigmatizados de por vida y hacer entre todos que la imagen que ha quedado destrozada de una comunidad autónoma, quede en el lugar que merece no solo porque ha sido mancillada, sino porque debe ser objeto de demostrar la gran capacidad de sus ciudadanos, las posibilidades de prosperidad, pero sobre todo, de erradicar de una vez por todas ese sentimiento de resignación, de que las cosas no cambian porque un vicioso caciquismo dominante sigue adelante.

Quienes no somos andaluces y vivimos en ella, no podemos permitir que se ofenda a la tierra que nos acoge, sobre todo, porque ni Andalucía ni sus habitantes se lo merecen, pero tampoco podemos permitir que estas cosas no cambien y pasen de “rositas”, porque ya está bastante degradada contra su voluntad Andalucía, como para que con todo esto, no seamos capaces de aprender una lección tanto desde la sociedad como desde la política, porque Andalucía como dice su himno, debe ser esa tierra que expresa “los andaluces queremos ser lo que fuimos, hombres de luz que a los hombres alma de luz les dimos”.

1 Comentario

  1. Lo de esta Sra. y sus señores compañeros de partido (por tratarlos educadamente) no tiene parangón con ningún acontecimiento político, en el que alguien se haya aprovechado de dinero público. Todos los casos son odiosos y merecen una sentencia dura y firme, pero aunque dentro de la lógica (sobre todo en España) hubiera algún pequeño resquicio, no admisible pero que pudiera producirse, de un desvío de dinero por parte de algunos indeseables en beneficio propio, habría algunas pequeñas diferencias. De lo que aquí estamos hablando es de cantidades y cantidades de millones de euros de los parados y gente más necesitada invertidos en juergas, mariscos, drogas y fulaneo, amén de algunas otras cosas que aún no hayan salido y pudieran incluso ser más abominables.
    En primer lugar, creo y así lo considero que lo primero, con la cascada de declaraciones que se están produciendo de compañeros de los condenados, es una falta muy grave contra la justicia española, al erigirse ellos en jueces (algo a lo que nos tienen acostumbrados) y defender la inocencia y honradez de sus compinches. No sé si se podría tomar alguna medida, pero lo que tengo claro en un país como España, es que si cualquier ciudadano, públicamente, hiciera las mismas declaraciones, probablemente tuviera pocas ocasiones para defenderse.
    En segundo lugar, todos ellos opinan lo mismo. Al parecer ninguno es socialista ó el partido no existe ya que no admiten responsabilidad del mismo. Todos ellos ocupaban cargos de relevancia pero nada tiene que ver con éste asunto. En el PP la situación es distinta. Si algún irresponsable comete un error, aunque sea pequeñito, la responsabilidad total es del partido. Si se cogen dos cremas en un supermercado, la responsabilidad es del PP.
    A ellos, con los palmeros de la calle, palmeros de las televisiones, palmeros de los medios de comunicación, les sobra y les basta pata hacer justicia. La administran entre todos. Son capaces de llamar franquistas los hombres que por su situación geográfica hicieron la guerra en el bando franquista y se lo siguen llamando a sus hijos, a los nietos y biznietos. Ahí si existe la responsabilidad del conjunto? Que vergüenza..!!!
    Uds. lo que tienen que hacer, no es seguir en la política, pero como todos sabemos no la van a dejar. Uds. lo que deben de hacer es esconderse y esconder sus vergüenzas, ya que aparte de lo nacional, han sido los culpables, con su compra de votos, sus tejemanejes del paro y todo lo que lleva consigo el que el pueblo andaluz haya sido mediatizado y considerados sus habitantes como los más “gandules y aprovechados” de España. Sí…sí….Uds., son los responsables, ya que el resto de españoles siempre lo hemos considerado un pueblo trabajador y especial, por su historia, su cultura, su arte e incluso su gracia siendo uno de los lugares preferidos por todos los españoles por su simpatía y generosidad. Escóndanse y dejen sus juicios paralelos y graciosos, si aún, después de todo, les queda algo de dignidad.

Comments are closed.