Estamos siguiendo los resultados electorales que parecen indicar que nada cambia en España. En una especie de locura colectiva en la que llevamos instalados desde hace mucho tiempo parece que Pedro Sánchez, de momento, revalidad su triunfo. La cosa está en saber si conseguirá más diputados que en abril o los perderá.