Las posturas ideológicas artificiales están tan enfrentadas en España que nadie piensa ni en las consecuencias personales que puede tener con un gobierno de uno u otro partido. Y es que la historia se repite, parece como si hubiéramos vuelto a las elecciones generales de 2008, aquellas que Zapatero ganó mintiendo acerca de los datos de la economía y que provocaron una de las crisis económicas más grandes que hemos sufrido en los últimos años.

Piensen en cómo estábamos antes de Zapatero y como estamos ahora. Antes el sueldo de un mileurista se consideraba bajo y ahora se le considera como un auténtico privilegiado. En estos momentos está sucediendo exactamente lo mismo que lo sucedido con Zapatero en 2008, el gobierno de Pedro Sánchez está ocultando la terrible situación económica en la que nos encontramos para ganar unas elecciones.

A Sánchez todo esto le da igual, él solo quiere ganar unas elecciones

Y hay mucha gente que lo está avisando, como Roberto Centeno en su sección La economía que se fue del programa La Voz de César Vidal. Y no solo lo hace hablando de cifras reales de endeudamiento, de paro o de gasto. También lo hace con frases que pueda entender todo el mundo como cuando dice que “vamos a entrar en una recesión del copón“. Pero también añade una frase de Goebels cuando los alemanes estaban siendo aniquilados en la II Guerra Mundial: “Ustedes nos votaron, si ahora les están exterminando no se quejen“.

Y lo peor de todo es que, a pesar de que lo estemos viendo todos de una forma tan clara y evidente, es prácticamente seguro que Pedro Sánchez gobernará a partir del próximo día 10 de noviembre. En casos como este es una pena que el voto sea secreto porque habría que decirles a muchos dentro de unos años: “Ahora no te quejes, ha sido culpa tuya”.