La verdad es que ya no encontramos palabras para definir a Pedro Sánchez y describir a un personaje que no deja de sorprendernos. No hace una a derechas y vive tan enamorado de sí mismo, que va por la vida con una chulería y un descaro difíciles de igualar. Tiene el ego por las nubes, se cree más que nadie y quiere que todos le veamos como se ve él.

Y ese afán de protagonismo y esa prepotencia que tiene nos la demuestra cada día con frases y con hechos propios de una persona a la que le da igual todo y que hace lo que le da la gana. Pero lo peor es que, además, no cree tener que darle explicaciones a nadie. Tan enamorado y lleno está de sí mismo que se cree en la perfección absoluta considerándonos a los demás como seres inferiores cuya única obligación es pagar sus caprichos.

Salud mental Puigdemont y sus desvaríos
Napoleón Puigdemont

Pero es que esta misma mañana hablando de la posibilidad de traerse a Puigdemont a España en una entrevista concedida a RNE, todavía ha ido un poco más lejos y ha reconocido públicamente algo que ya todos sabíamos: en España no hay una separación real de poderes y la Justicia está a las órdenes de lo que le mande el gobierno.

Eso lo hemos comprobado recientemente con la sentencia del Tribunal Supremo sobre el golpe de estado de Cataluña y hoy Sánchez lo ha certificado con sus palabras: “¿De quién depende la Fiscalía?”, el presentador de Radio Nacional ha contestado, “del gobierno”, a lo que Sánchez ha replicado, “pues eso”.

¿Les parece esto normal? Debe ser que sí porque todavía sigue saliendo como vencedor en las encuestas…

http://www.rtve.es/alacarta/audios/las-mananas-de-rne-con-inigo-alfonso/sanchez-pide-voto-util-para-desbloquear-pais-no-decarta-abstencion-cs-pp-ni-via-mocion-censura/5435452/