Pedir por pedir

El día 10 de noviembre nos tomó el tal Sánchez de los demonios el pelo. Nos zarandeó hasta la extenuación, nos dejó adormilados sin tomar somníferos. Lo hemos visto toda España lo que tenían ya programado estos servidores de la patria. En estos momentos me gustaría ser periodista de los buenos, que como decía mi padre, de los buenos en comentar las verdades que se traían estos dos desvergonzados e insolentes para maniobrar lo que las personas de la calle lo teníamos asumido y viendo lo acontecido 24 horas después empezando cuando terminó el escrutinio de los votos.

La puesta en escena fue de cachondeo, donde unos actores se sabían el libreto muchos meses antes de poner en escena esta burda interpretación teatral. No necesitaron la escenografía adecuada, decorados ni la iluminación necesaria para verse las caras, pero tampoco hubo un vestuario correcto para esta obra clandestina y escondida cierto tiempo. Y, tampoco necesitaron un buen maquillaje para que los espectadores de esta farsa los pudieran identificar.

Más o menos el Coletas le está pidiendo para hacer Gobierno con sus enclenques escaños, lo mismo en apariencia lo que le solicitaba en las elecciones anteriores. Ahora a cambiado los nombramientos que desea para su partido. Para su señora esposa, ha exigido la cartera de Sanidad y para en renombrado “general rojo” Julio Rodríguez la de Defensa. Y por si fuera poco esperando cuatro más las designaciones pedidas supuestamente por el jefe Podemita. Pedir por pedir, que no quede y puesto a pedir, hasta le puede suplicar que le de los calzoncillos.

Y como España está sobrada de euros, parece ser que habrá 20 carteras. Otegui, el terrorista Otegui le pide a Sánchez, el actor protagonista de esta farsa de teatro la contraprestación de 5 escaños negociar el derecho de autodeterminación para facilitar su Gobierno, además con la exigencia, pidiendo la “impunidad “de que regresen los deportados etarras. No sé de dónde sacará los 21 escaños que necesita para sacra un Gobierno para España. pero visto los acontecimientos anteriores de las elecciones anteriores de esta última, y llegado el caso de esta, los perdedores recibirán todo cuanto le pidan a este prestamista de votos.

“El abrazo de Vergara” fue un acuerdo firmado en Oñate, Guipúzcoa en agosto del año 1839 entre el general Espartero y representantes del mando carlista Maroto dando fin a la primera guerra carlista con un abrazo de Espartero y Maroto. Dando por cortado este convenio por sectores de uno de los bandos.  Donde se le llamó también “la traición de Vergara”. Aquello que dijo Sánchez que no podría dormir tranquilo teniendo en un Gobierno de coalición a personas “de la confianza” de Pablo Iglesias, líder de Podemos. Y, como se ha visto se han dado un abrazo de campeonato, efusivo donde ha faltado un beso, un beso en la boca como el que le obsequió a Xavier Doménech en presencia de todos los diputados. Ni antes, lo del beso, ni lo de ahora. Todos conocemos a estos dos remilgados actores.

El abrazo de la Moncloa servirá si no tiene otras características y se consuma estos acuerdos España estará en manos de separatistas y comunistas y como muy bien dice Anson en su editorial día 13 “Pedro Sánchez podrá dormir tranquilo en el Palacio de La Moncloa. El poder es el mejor remedio para el insomnio”. Y si le pasara aquello de la “traición de Vergara” que se lleve a su mesita de noche un frasco de Melatonina, por cierto, lo dan sin receta.