de mal en peor

Esto no es nuevo. El ansia del PSOE por dar una formación ideológica a nuestros hijos viene desde hace muchos años, Felipe González ya comenzó a hacerlo con la famosa LOGSE y las consecuencias de esa formación ideológica las estamos viendo ahora.

No pretenden que en los colegios se forme y se enseñe a los niños las asignaturas normales, pretenden que los niños tengan una formación ideológica en la que se les diga desde muy pequeños qué ideas políticas son las buenas y cuáles son las malas. Y no hay que ser muy listo para darse cuenta de lo obvio, las buenas siempre han sido las de los socialistas y las malas las del resto.

Y la cosa ha ido a peor desde entonces porque se ha formado en militancia convirtiéndose eso en la base fundamental de la educación en España. Ahora la ministra Celaa quiere ir más allá queriéndonos convencer de algo totalmente inadmisible: que el estado tiene más derechos sobre nuestros hijos de los que tenemos los padres, que nuestros hijos son del estado como si estuviéramos viviendo en la novela “Un mundo feliz” de Aldous Huxley.

Eso es algo que los padres no debemos consentir, es más, no lo vamos a consentir. Quieren que el intervencionismo del estado llegue hasta el punto más profundo de una familia, hasta el punto de someternos a los padres para que permitamos que el estado maneje a nuestros hijos. Nuestros hijos van a la escuela a aprender, no a ser educados y mucho menos a ser educados en ideología, a ser ideologizados.

No quieren gente más válida, no quieren gente más preparada, quieren votantes. Y los pretenden formar en su ideología desde la más tierna infancia. Y lo peor, lo van a repetir mil veces hasta que muchos acaben asimilando eso como algo normal. En España vivimos bajo el yugo de una ingeniería social y de la peor de esas ingenierías sociales: la practicada por el socialismo.

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL