¿Qué sería del PSOE sin TVE, sin RNE, sin La Cuatro, sin La Sexta, sin Telecinco, sin El País, sin El Diario, sin Público, sin La SER, sin Onda Cero, sin Antena 3…? ¿Quién se iba a ocupar de proteger a estos pobres chicos, tan necesitados ellos de ser protegidos?

En el día de ayer, Pedro Sánchez tuvo una de las meteduras de pata más grandes que puede tener un Presidente del Gobierno con el asunto de la Fiscalía. De haber sido otro el afectado, los mismo medios que han guardado un respetuoso silencio, no realizando ninguna crítica a su mecenas, habrían salido en tropel a la caza del “metepatas”.

Y Sánchez necesitaba a alguien que le hiciera un lavado de cara de inmediato, o que por lo menos lo intentara. ¿Y quién mejor que Ferreras, el de las capas de calzoncillos, para esa limpieza de cutis? Ferreras se ha puesto en plan cura confesor con Sánchez y le ha dado sus consejos para ser absuelto de sus pecados: “Diga me equivoqué”. Y Sánchez, cansado él de tanto trajín electoral que él solo se ha buscado, lo dijo. Porque ante todo hay que ser humilde… jejeje… ¡Sánchez!

 

El párroco Ferreras absolvió de todos sus pecados al Presidente con la condición de que no se volvieran a repetir y consiguiera para su causa una buena partida de publicidad institucional. Ferreras ha cumplido con su deber, “mamada” al presidente, tal y como le hubiera gustado hacer a Pablo Iglesias, y permiso absoluto para que atacara a Vox llamándoles franquistas, no solo iba a pedir perdón.

El caso es que, como siempre, el Presidente metepatas indultado por ser del partido que es. El caso es que, como siempre, silencio absoluto de su “prensa amiga” ante uno de los errores más garrafales que ha cometido un presidente a lo largo de la democracia. Y eso que hemos tenido hasta a Zapatero.

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL