Si hay algo infantil en este mundo es reírse del físico de los demás para criticarles. Esa es una de las más evidentes demostraciones de una falta absoluta de argumentos que denotan, además, una falta de inteligencia bastante preocupante.

Pues eso es lo que ha hecho Lucía Etxebarría con un tuit, reírse del físico de Santiago Abascal per, aún peor, lo hace comparando una fotografía de un Santiago Abascal mucho más joven con el actual. Y algo así, además de demostrar una absoluta falta de inteligencia, demuestra una búsqueda absoluta de la crítica por la crítica porque todos cambiamos con el paso de los años.

Pero lo peor es la argumentación final de ese tuit, en el que también incluye a Pablo Casado, ya que dice que creen que por dejarse barba ellos creen que eso es algo que “les hace lucir más viriles, más conquistadores, menos tolais…” ¿Se puede ser más ridícula? ¿Se puede ser más infantil y descerebrada?

Escribir cosas como esas demuestran una falta de cerebro bastante preocupante. Demuestran un sectarismo carente de lógica alguna que demostraría que Lucía Etxebarría, más que estar en desacuerdo con los planteamientos políticos de Abascal o Casado, tiene odio por ellos. Lo cual, por otro lado, es normal viniendo de la extrema izquierda porque ellos no disienten de otras ideas políticas, las odian.

Pero es que, además, resulta más hilarante el tuit viniendo de quien viene que, físicamente, tienen muy poco de lo que presumir, más bien nada. Le recomendamos a Etxebarría que se tome una buena tila, ¿se imaginan que PP y Vox consiguieran el nñumero suficiente de diputados para formar gobierno? A esta chica la daba algo, se pondría como la niña de “El Exorcista”, algo, por otra parte, muy apropiado para ella.

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL