independentistas

Aunque España está en estado de shock por la manera en la que se están produciendo los acontecimientos de una posible investidura de gobierno presidido por Pedro Sánchez, apoyado por Pablo Iglesias, todo parece indicar que las conversaciones con otros posibles aliados se están realizando a toda velocidad por distintos responsables socialistas y posibles aliados, pero la proclamación de la popular vizcaína Beatriz Fanjul como diputada por esa provincia, complica las cosas bastante a los planes iniciales de Sánchez, puesto que el PNV pierde un diputado y acorta las diferencias para poder salir presidente del gobierno en una primera votación, puesto que precisaría de los apoyos o abstención de ERC y de Bildu y ambas formaciones han dado de momento su No a Sánchez.

Cabe destacar especialmente la reclamación efectuada por Arnaldo Otegui, quien ha exigido la liberación de todos los presos etarras de las cárceles vascas para aceptar apoyar a Pedro Sánchez. Ha reprochado a Sánchez la manera en la que ha hecho las cosas y le ha acusado de hacer política de “asesores” por lo sucedido en todo este proceso que ha desembocado en las recientes elecciones.

Por su parte, Esquerra Republicana, pide la creación de una mesa bilateral entre a Cataluña y España, en donde se hable del derecho de autodeterminación y de la realización de un referéndum para decidir el destino de Cataluña, como reivindicación necesaria para que se produzca cualquier tipo de acuerdo o abstención para la proclamación del tándem Sánchez -Iglesias.

independentistas

Especial mención merece cuál puede ser la posición del PNV, que, si en principio ve bien este acuerdo, no se sienten preocupados por la presencia de Podemos en el gobierno, porque consideran que Pablo Iglesias podría haberse inspirado en la carta social vasca para elaborar su programa de gobierno.

Ni que decir tiene y así lo han manifestado los representantes del PNV en los contactos mantenidos con Adriana Lastra, que su apoyo no será gratuito, incidiendo en el traspaso de unas treinta competencias al estatuto, entre las que estarían la caja única de la seguridad social, las competencias penitenciarias y una posible reforma estatutaria que tienen guardada en el cajón, para intentar aprobar los presupuestos de la comunidad autónoma  y que si no fueran aprobados, pudieran desembocar en unas elecciones autonómicas anticipadas.

En esta reforma, se hacen distinciones entre ciudadano y ciudadano vasco a la hora de distinguir aquellos que se sintieran Nacionalistas o constitucionalistas, exigiendo un encaje territorial de lo que ellos llaman “nación vasca”.

Lo que si se puede observar es que en las formaciones políticas vascas y catalanas, existe un denominador común y es el hecho de aplicar peticiones que siendo las mismas, se enumeran de distinta manera, porque de las peticiones de libertad de los presos etarras y catalanes, tanto unos como otros lo exigen , así como esa mesa bilateral de negociación para hablar del derecho de autodeterminación y referéndum, tradicionalmente demandas realizadas por el brazo político de ETA, Bildu y que ahora, toman como suyas pero en versión catalana, tanto ERC, como JxCAT.

También son coincidentes, los métodos de protesta entre grupos independentistas vascos y catalanes, quienes desde el domingo, han cortado la frontera con Francia en la Junquera y algunos de ellos, han intentado cortar la frontera francesa desde Irún pero sin conseguirlo y sin que su intención haya sido efectiva.

No se puede dejar de lado que, desde el constitucionalismo catalán, se está denunciando la “batasunizacion “de la política en esa comunidad autónoma, tal y como lo denunciará el pasado septiembre, en unas declaraciones realizadas a EL DIESTRO, Alejandro Fernández líder catalán de los populares.

Como hecho colateral a estas elecciones generales, hay que señalar que el presidente del PP en Cataluña Alejandro Fernández, en un comunicado emitido a última hora del pasado martes, dio por iniciado el proyecto de CATALUÑA SUMA, comenzando distintos contactos con la portavoz parlamentaria de Cs en Cataluña, a fin de trabajar de manera conjunta para la elaboración de unas listas conjuntas y un proyecto compartido entre los constitucionalista, reclamando además la inmediata convocatoria de  elecciones autonómicas, ante un gobierno como el de Quim Torra, que ha dejado de tener razón de ser.

En definitiva, si Cataluña ha sido un escollo y dolor de cabeza en los últimos años en la política española, los hechos y demandas de los partidos que necesita a Pedro Sánchez para ser investido, pueden venirle precisamente de esa comunidad autónoma, quienes para auparse a la presidencia del gobierno, realizan peticiones que rozan lo inconstitucional, haciendo difícil de entender y tragar  todas esas pretensiones que desconocemos si serían aceptadas por Sánchez, aunque no sería de extrañar que lo hiciera con tal de mantenerse en Moncloa.