Los forenses, como ya hicieron en su momento con su informe, han desmontado la versión dada por Rodrigo Lanza acerca de lo sucedido en el bar “Tocadiscos” de Zaragoza y que tuvo como resultado el asesinato de Víctor Laínez a manos de Rodrigo Lanza.

La explicación del informe forense ha tenido lugar a puerta cerrada por petición del abogado defensor de Lanza y desatendiendo la oposición del fiscal, de la acusación particular y de la acusación popular que está llevando a cabo Vox.

En ese informe queda evidenciado que Lanza mintió en su declaración y que en ningún momento fue atacado con una navaja por parte de Víctor Laínez, versión desmontada también por la Policía Científica.

Según el informe forense, Laínez fue golpeado de forma violenta por la espalda, posiblemente con la ayuda de algún objeto contundente, y descarta que la herida mortal fuera debida a un golpe relacionado con la caída. Explicaron, también, que las graves lesiones que presentaba la víctima en cara y cabeza, que le causaron graves deformidades, son compatibles con el testimonio de los testigos que aseguraron que Lanza golpeó y dio patadas a Laínez en su cara cuando yacía inconsciente en el suelo.

Víctor Laínez primer aniversario asesinato
Víctor Láinez

Apreciaron, asimismo, que no se observaban ni en las manos ni en los brazos de la víctima lesiones que pudieran apuntar a que hubiera tratado de defenderse del ataque, y que la muerte fue debida a un severo traumatismo craneoencefálico con parada cardiorespiratoria debido a una fuerte contusión.

Destacaron, además, que las lesiones que presentaba Laínez en tórax y abdomen podrían haber sido causados con un objeto duro y romo de forma circular. Es decir, según el informe forense y la declaración de la Policía Científica, Rodrigo Lanza ha mentido de una forma descarada en su declaración. Es posible que Lanza pensara que, en lugar de declarando ante un tribunal, estuviera siendo entrevistado por Julia Otero para ser blanqueado.