En el año 2006, en el edificio Palau Alòs, inmueble anteriormente “okupado”, un nutrido grupo de gente “okupa” está celebrando una fiesta. Hasta ese edificio tiene que acudir la Guardia Urbana de Barcelona quienes comprueban que está lleno de gente a rebosar.

Ante esa situación deciden ponerse en la puerta e impedir el paso de más gente. Hacia las 6:30 de la madrugada se acercan a ese edificio Rodrigo Lanza acompañado de un grupo de 20 personas. Al ver que se les niega la entrada se acercan al grupo de agentes de la Guardia Urbana que se encontraban en la puerta y arremeten contra ellos insultándoles e increpándoles.

Cuando el grupo de Lanza parece que se va a marchar, vuelve hacia los agentes portando palos, botellas, piedras y otros objetos similares a modo de armas caseras. Lanza lleva una piedra que arroja contra contra Juan José Salas. Le golpea tan fuerte en la frente que provoca que el agente caiga al suelo golpeándose fuertemente la cabeza. Otro de los agresores, Alex Cisternas, lanza otra piedra contra Juan José cuando estaba en el suelo.

Juan José Salas homenajeado por sus compañeros

Como consecuencia de aquello, Juan José Salas acaba postrado en una silla de ruedas de por vida puesto que queda tetrapléjico. Lanza es condenado a siete años de cárcel y es ahí donde se da otra situación terrible para la familia de Juan José. Se realiza un documental llamado “Ciudad Muerta” en que participa Lanza y ese documental no solo es premiado por el Ayuntamiento de Barcelona, también blanquea al miserable Rodrigo Lanza.

Pero por si esto fuera poco, personajes como Ada Colau y Julia Otero intentan blanquear a este asesino hasta un punto tan miserable en el que incluso Julia Otero llega a entrevistar a Rodrigo Lanza en su programa intentando dar una imagen de víctima de un malnacido que ha destrozado la vida de dos personas.

El pasado día 28 de noviembre, Carlos Herrera entrevistaba en COPE a Rosa, la esposa de Juan José Salas y esta dijo unas declaraciones que dejan en evidencia a personajes como Ada Colau o Julia Otero, a quienes no llegó ni a citar. Cuando fue preguntada por el lavado de cara que se trató de hacer con este documental y por parte de personajes como Julia Otero o Ada Colau, Rosa dijo lo siguiente: “sentí una indignación muy fuerte”.

Te entendemos perfectamente, Rosa, nosotros estamos también indignados con todo este asunto. Nosotros y muchos españoles de bien pero, en lo que a nosotros respecta, no pararemos de repetir hasta la saciedad ese momento en el que la innombrable Julia Otero entrevistaba en su programa. No dirá nada, no pedirá disculpas, no asumirá su responsabilidad, pero, aun así, que no se olvide nunca. Que nadie olvide nunca qué clase de persona eres, Julia Otero.

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL

1 Comentario

Comments are closed.