No hay que ser demasiado listo para que uno se de cuenta que la debilidad que tiene Pedro Sánchez para formar gobierno nos va a obligar a todos los españoles a comulgar con ruedas de molino. Y quien piense que no va a ser así, que lo haga ver porque este presidente no tiene ningún escrúpulo y su único objetivo es seguir siéndolo cueste lo que cueste.

Y para conseguirlo va a hacer de todo. Dirá que Cataluña es una nación, nos saqueará todo lo que pueda para regalarle nuestro dinero al separatismo y atenderá todas sus peticiones por muy injustas e injustificadas que sean, pero esto no es nada nuevo en el PSOE, recordemos de qué forma saqueó Zapatero el Archivo de Salamanca para entregárselo al separatismo.

El drama que vivieron policías y guardias civiles el 1-O

Y ahora nos encontramos con la afrenta que quiere realizar el separatismo a nuestra Policía Nacional y su intención de trasladar la Jefatura Superior de Policía de Cataluña por el capricho de los separatistas, de la comunista Colau y de los separatistas, porque eso es lo que en realidad son, del PSC.

Y por si había alguna duda, la ministra Celaa nos la despeja con unas declaraciones completamente infumables. Va y nos cuenta que la Policía no se va a “marchar de Barcelona”, aunque no cierra las puertas a su traslado. Esa es una nueva humillación que, ténganlo claro, tarde o temprano se va a dar porque Sánchez no se humilla a él mismo, que eso sería lo único que le importaría, nos humilla a todos los españoles y eso es algo que a este tipo le da igual.

Tiempo al tiempo.