Desde hace ya muchos años, Joaquín Leguina no tiene pelos en la lengua. Dice exactamente lo que piensa cuando quiere y como quiere, hace muy bien el ex-presidente de la Comunidad de Madrid porque con eso demuestra una dignidad y una valentía de la que carecen el 99% de los líderes socialistas.

En el día de ayer, Leguina fue entrevistado en el programa de Risto Mejide ‘Todo es Mentira’ y las declaraciones de Leguina no dejaron indiferente a nadie. Para empezar, Leguina dijo sin ningún tapujo que no se creía los resultados de la consulta en el PSOE para que los pactos de ese partido con Podemos fueran aprobados.

Pero fue aún más lejos llegando a decir que había recibido mensajes desde Zaragoza la noche anterior en los que le decían que se estaban llenando las urnas de los votos favorables a ese acuerdo. Es decir, Leguina estaba denunciando que Pedro Sánchez estaba dando un “pucherazo” en su propio partido y, al parecer, esto no es la primera vez que ocurre.

Pero por si esto fuera poco, él se reafirmó en ese veredicto cuando fue preguntado por Risto Mejide sobre si creía que esas votaciones habían sido amañadas. Y la respuesta de Leguina a esa pregunta fue rotunda: “Totalmente”.

Es incomprensible que tengamos un presidente como Pedro Sánchez, o tristemente demasiado comprensible debido al “paisanaje” que sufrimos en nuestro país. Son ya demasiadas las veces en las que este personaje ha sido pillado mintiendo o realizando “cosas raras” en votaciones, como sucedió hace ya unos años cuando tuvo que abandonar la secretaría general del PSOE.

Ya sería suficiente desgracia que tan solo fuera secretario general del PSOE, pero es que la cosa va mucho más lejos porque es presidente del gobierno. ¿Alguien puede creer realmente que con un tipo así presidiendo el gobierno puede acabar la cosa bien? Quien esté convencido de que las cosas pueden acabar bien que se lo haga mirar.