Impactante y real. Esos son los calificativos que me han venido a la cabeza cuando he visto la imagen de la escultura hiperrealista que se muestra en un parque de Bilbao y que ha sido bautizada con el nombre de “la anciana del banco“.

Con esa escultura se intenta representar algo que es muy real y que está a la orden del día en nuestra sociedad actual: la de la tristeza que sienten muchas personas mayores de 65 años por la soledad con la que viven. La gente pasea delante de la escultura y se queda tremendamente impactada por su realismo y por el mensaje que nos quiere enviar a todos.

Está sociedad en la que vivimos está perdiendo muchos valores, uno de ellos es el del respeto y el cuidado de nuestros mayores a los que, como máximo, aparcamos en una residencia cuando ya nos resultan molestos e incómodos sus cuidados olvidando lo que ellos han hecho por todos nosotros.

Que sirva esta imagen para que todos reflexionemos sobre ello. Una situación por la que están pasando muchos ancianos y que es completamente ignorada, en muchas ocasiones, incluso por sus familiares más cercanos.

La escultura es tan sumamente realista que muchos transeúntes se paran delante de ella y la fotografían. Imaginamos que alguno de ellos estará, o pasando por una situación similar, o tendrá a alguien cercano que la esté sufriendo. Nada es demasiado para que todos tomemos mucha más conciencia con un problema que es más que evidente y que es terrible para quien lo sufre.

Una gran idea la de esta escultura, esperemos que nos sirva a todos para algo.