Puede que a Puigdemont sus problemas judiciales cuando regrese a España no se le queden solo en el hecho de haber intentado dar un golpe de estado, parece que estos problemas se le van multiplicando poco a poco.

Así se desprende de una información publicada por El Mundo en la que se revela que el “molt orinable” habría intentado implantar en Gerona, mientras fue alcalde, las famosas comisiones del 3% que tanto gustaban al partido al que pertenecía, CIU. Según esta misma información, la Unidad de Policía Judicial ha presentado un informe ante la Audiencia Nacional en el que se detalla que “El Mocho” habría intentado instaurar el modelo de manipulación de concursos públicos a cambio de sobornos.

De hecho se investiga a una empresa constructora familiar, Oproler que, a su juicio, se dedicó a “facilitar la adjudicación de contratos públicos”, así como a obtener “algún tipo de privilegios y discrecionalidad en la adjudicación final”. De hecho, el representante de la empresa en Cataluña llegó a invitar a Puuigdemont al Nou Camp con la intención de ganarse sus favores.

La Unión Europea quiere acabar con España
Carlos Puigdemont

En un correo electrónico al dueño de la misma le decía: “Ayer llevé al fútbol al alcalde de Gerona. La lluvia nos respetó y el resultado (del partido y de la invitación) fue magnífico. Espero nos ayude a entrar en el Ayuntamiento de Gerona“.

Parece que los convergentes eran grandes “aficionados” a este tipo de prácticas y las explotaban continuamente cuando conseguían cargos de relevancia. Por lo que parece, Puigdemont va a tener que dar muchas explicaciones el día que se le consiga hacer volver a España. Esperemos que no haya injerencias políticas en todos este tipo de asuntos y la Justicia pueda actuar con absoluta libertad, aunque se pongan en riesgo pactos de gobierno.

Enlace directo a la noticia de El Mundo