socialismo

Nos hemos topado en Twitter con un mensaje muy clarificador de lo que es el socialismo, en una explicación para niños que todos deberíamos poner en práctica, para erradicar, desde la más tierna infancia, esa ideología que lo único que ha traído a nuestra sociedad ha sido hambre y miseria.

Dice así el tweet de Roberto Smith P.: «Enséñale a tu hijo sobre socialismo. Ponlo a trabajar limpiando el cuarto y el baño. Cuando termine págale con 10 caramelos. Inmediatamente quítale 7 caramelos y dile que se los vas a repartir a sus hermanitos porque él tiene demasiados. Repite ese método hasta que entienda».

Así es, porque eso es el socialismo, un modelo económico que lo único que pretende es que la pobreza, que la miseria, se reparta entre la población, mientras los líderes de ese sistema no dejan de acumular riquezas.

Hay otros muchos ejemplos, como el del profesor que se dedica a igualar las notas de los exámenes de una clase, haciendo la media entre las notas de los exámenes. Así los que sacan buenas notas ven como estas les bajan porque se equilibran con los que han sacado menos nota, para igualar a todos, lo que provoca que, pasado un tiempo, los que sacan buenas notas dejan de hacerlo (porque están cansados de que los que sacan peores se beneficien de su trabajo) y los que sacaban malas notas las sacan peores, porque se confían en recibir el beneficio de los más avanzados de la clase. Así, al final, todos acaban suspendiendo.

Así es el socialismo, un sistema que nunca ha funcionado, porque los que se esfuerzan, los que trabajan, ven que no reciben ningún beneficio, por lo que no merece la pena, salvo que seas del partido que controla el sistema, claro.