democracia

Así es la mentalidad de los indepes, solo ellos tienen la capacidad de decidir qué es o qué no es democrático, ellos son los dueños de la democracia. Y, casualmente, todo lo que ellos deciden es democrático, mientra que las decisiones de los demás dependerán de lo que a ellos -a los separatistas- les interese y en base a ello decidirán si son o no son decisiones democráticas.

Como lo que ocurrió en Tortosa hace unos año. En la ciudad tarragonense sus vecinos votaron en un referéndum, celebrado en mayo del año 2016, si estaban de acuerdo o no en mantener en pie un monumento de la época de Franco, un monumento de 1966 que se levantó en memoria de la Batalla del Ebro. Pues bien, el sí ganó de manera sobrada, por el 68 %.

Es decir, una amplia mayoría de los vecinos de Tortosa decidieron en referéndum mantener el momumento a la Batalla del Ebro, algo que el presidente de la Generalidad, Quim Torra, no ha respetado, pues ha anunciado que “la Generalidad obligará a retirar el monumento franquista de Tortosa”.

Así respeta la democracia el separatismo catalán, porque siguiendo sus propias doctrinas, siguiendo sus propios discursos, si los vecinos de Tortosa han adoptado una decisión en referéndum, ¿no debería ser acatada? Parece que no, porque los independentistas, como ya hemos dicho, solo aceptan el juego democrático cuando les beneficia. Mal camino llevan…

democracia