Tenía que aparecer ella, por supuesto. Tenía que aparecer la “supermegachachiprogre” de Julia Otero insultando, también, a Javier Ortega Smith por su compostura y respeto absoluto ante una mujer marroquí que, en un acto público, se estaba dedicando a acosarle.

Y tenía que aparecer con su panda, con la Mamen Mendizabal de turno, el Quique Peinado de marras, el Iñaki López “metepatas” y “borratuits”. Ahí tenía que aparecer ella, “la diva del feminismo”, para poner su “puntilla magistral” al vergonzoso ataque sufrido por Javier Ortega Smith mientras estaba asistiendo a un acto público.

Pero lo más curioso del ataque de Julia Otero es que utilice la palabra “miserable” para atacar a Ortega Smith. Lo más curioso es que esta ¿periodista? que hace años intentó blanquear a un asesino como Rodrigo Lanza justo después de dejar tetrapléjico a un policía utilice la palabra miserable para atacar a una persona.

Miserable es tu comportamiento con un asesino como Rodrigo Lanza, Julia Otero. Miserable es que te lleves a un delincuente que acaba de dejar tetrapléjico a un policía de un golpe en la cabeza e intentes blanquearlo ante tu audiencia haciendo un discurso sobre él que intente dar pena. Miserable es perseguir a una periodista y exigir su despido porque no piensa como tú, querida.

Miserable, Julia Otero, es que critiques y ataques a los bancos y después tengas la desfachatez y poca vergüenza de salir en la campaña publicitaria de uno de ellos. Miserable es ir por la vida de independiente y de imparcial, llevando después a tu programa a gente de lo más parcial e incluso asesinos a los que blanquear como hiciste como Rodrigo Lanza.

Miserable, Julia Otero, es intentar hacer desaparecer tu entrevista a Rodrigo Lanza de todos los canales para que no te la podamos restregar por la cara cada vez que te comportas como una miserable, que es casi siempre.

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL