mentira

La frase que me sirve de título es mi lema vital desde hace muchos años. No sé si lo he expresado antes en alguno de mis escritos, pero creo que hoy es un día muy oportuno para expresarlo de nuevo. Creo que este sentimiento lo adquirí debido a la educación que recibí de mis padres y profesores y -la verdad- siempre me ha ido muy bien en la vida aplicándolo en todo momento.

Y, a sensu contrario, tengo una gran aversión por quienes constantemente dicen o actúan de forma totalmente alejada de lo que piensan. Y mucho más todavía si el mentiroso es un personaje público que quiere estafarnos con sus mentiras. Viene esto a cuento porque el presidente en funciones del gobierno de España no ha dejado de mentir en múltiples ocasiones y sería penoso que sus mentiras quedaran sin castigo. Por eso es preciso recordar que no cumplió con ninguna de las promesas que hizo al presentar el voto de censura contra el gobierno de Rajoy.

mentira

Él dijo que convocaría inmediatamente elecciones y no fue así. Mintió en su tesis doctoral porque era un puro plagio y mintió también al decir que estaba colgada en TESEO y no era así. Publicó después un libro que le había escrito otra persona, mintiendo descaradamente. Después no ha dejado de enredar en cada momento haciendo cosas que no puede hacer un gobierno en funciones. Ha conseguido engañar a los suyos diciéndoles que la exhumación de Franco era un acto de justicia cuando en realidad ha sido una vileza que ha causado estupor en todo el mundo. Mintió también al decir que sería un acto discreto sin televisión y sin periodistas y hubo un enjambre.

Pero no se ha percatado de que el pueblo español y muchos de sus antiguos simpatizantes no están de acuerdo con esa barbaridad. Y tampoco se da cuenta de que sus miles de mentiras se convierten en miles de parados y que su política de subir impuestos perjudica más a las clases medias y bajas.

Pero yo creo que el pueblo español lo tiene bien calado.