Ha buscado su momento de gloria y, de paso, renovar su carnet de progre caviar. El presentador Arturo Valls, presentador de ‘¡Ahora caigo!‘ (Antena 3) tiene que hacerse perdonar ante sus jefazos que hace nada más y nada menos que la friolera de 14 años la hoy líder de Vox en la Comunidad de Madrid, Rocío Monasterio, fue la responsable de reformarle un local para convertirlo en un loft.

Valls, que sabe que en su casa mediática Vox no es un partido bien mirado, se pone ahora como el comisario de la película ‘Casablanca’ y se lleva las manos a la cabeza por la reforma que en 2005 le hizo el estudio de Monasterio.

El presentador contrató al estudio de arquitectura Rocío Monasterio Asociados (RMA) para buscar un piso en la capital. Monasterio y Espinosa de los Monteros localizaron para Valls un viejo local en el barrio de Lavapiés y aseguraron que podían reformarlo para transformarlo en una vivienda. No obstante, la licencia para las obras nunca se tramitó, según cuenta el diario El País.

Lo que llama la atención es que haya tardado prácticamente tres lustros en caerse del guindo y que ahora quiera congraciarse ante sus jefes poniendo cara de asco ante quien le hizo la reforma de ese local. ¿Qué es lo que realmente le incomoda, la falta de licencia o que Monasterio sea de Vox?

Artículo original de ‘Periodista Digital

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL

2 Comentarios

  1. A partir de ahora, su programa debería pasar a llamarse: “Ahora Cago”, sería coherente con la actuación del presentador

  2. Con no ver programa alguno que presente, pelicula en la que intervenga, ni comprar producto que anuncie, sería la mejor respuesta. La que voy a darle yo.

Comments are closed.