La cara cada vez más dura

En el día de ayer, ‘El Confidencial Digital‘ publicó una noticia de lo más curiosa. Publicaba el detalle de la salida a concurso del contrato de “suministro de productos misceláneos embarcados en los sistemas de armas T.18 y T.22 del Ejército del Aire”, que tiene de presupuesto 40.000 euros sin impuestos.

Por medio de ese concurso, el Ejército del Aire adquirirá los productos que forman parte del catering del Airbus A380 en el que viaja Felipe VI y del Dassault Falcon 900, que es el famosísimo Falcon que Pedro Sánchez utiliza hasta para ir a hacer la compra al Mercadona.

El contrato por el que se reciben esos suministros actualmente finaliza el próximo 31 de diciembre de 2019 y no hay posibilidad de prorrogarlo por lo que ha salido un nuevo concurso para el suministro del próximo año.

La lista de productos incluidos en ese contrato van desde refrescos como Coca Cola, Fanta o Aquarius, hasta vinos o bebidas alcohólicas como whisky, ron o vodka. En el concurso se marca el precio máximo de alguno de esos productos, por lo que las empresas que quieran acudir al mismo deberán ofertar los productos indicados en el pliego o similares. De no haber ninguno similar, deberá ser un producto de calidad superior pero al precio máximo marcado.

Pedro Sánchez Falcon Lanzarote
Pedro Sánchez, su familia, el perro y el Falcon

En vinos, por ejemplo, deberán ser vinos de Ribera de Duero marca Pago de los Capellanes o equivalente y con un precio máximo de 30 euros. Con la D.O. Rioja, tinto reserva de la bodega El Puntido con un precio máximo de 27,70 euros, así como vinos de crianza pero ya con un precio de 8 euros.

En el concurso también figuran vinos de Toro, Albariño o blanco de Rueda marca Yllera, cuyos precios deberán oscilar entre 13,50 euros y los 6.

En cuanto a bebidas alcohólicas de más graduación, figuran marcas whisky como Cardhú, Chivas, Johnnie Walker etiqueta negra, o marcas de ron como el Extraviejo de Brugal. También figuran brandys como Torres, Magno, Gran Duque de Alba, Carlos III y Carlos I. Además hay otro tipo de bebidas como Vodka Absolut o ginebras marca Bombay Sapphire o Seagrams.

Aquí lo importante es que Pedro Sánchez no sufra y disfrute que para eso gobierna. Ya vamos entendiendo más por qué no sale del Falcon y por qué, cuando lo hace, gobierna como gobierna. El caso es que parece que los viajecitos en el Falcon no son nada duros y que el presidente disfruta de ellos todo lo que puede y más. Que no se preocupe, que la barra libre también la pagamos todos.

Enlace directo al artículo de ‘El Confidencial Digital’.