Rodrigo Lanza, víctima
Rodrigo Lanza

Querían más tomaduras de pelo, ¿verdad? Pues vamos a por la siguiente porque en la España actual esto es un no parar. Rodrigo Lanza, el asesino que mató a Víctor Laínez por llevar unos tirantes con la bandera de España y que dejó tetrapléjico a un Policía cuando este intentaba desalojar un edificio ocupado por Lanza y sus colegas, ha sido condenado a 5 años de cárcel por matar a Víctor Laínez.

Este despojo, este miserable asesino va a estar unos cuántos meses en prisión por matar a una persona y después saldrá tan campanudo y todos los españoles le sufragaremos con nuestros impuestos una buena paguita. Este despojo, asesino miserable, que mató, siendo extranjero, a una persona por llevar los colores de su bandera en su propio país, va a cumplir una condena ridícula por matar. Vamos, que va a estar menos tiempo en la cárcel que si hubiera sido condenado por defraudar a Hacienda algunos millones de euros.

Víctor Laínez primer aniversario asesinato
Víctor Láinez

Y esa miserable condena se justifica porque el jurado entiende que la intención de Lanza no era la de matar. Debe ser que lo único que pretendía era asustar a una persona por llevar unos tirantes con la bandera nacional pegándole una paliza. Trasladen esta sentencia a una condena por defraudar a Hacienda, ¿alguien cree que la condena de un defraudador de Hacienda iba a ser menor porque se considerara que la intención de este no era defraudar? No, ¿verdad? Pues esa justificación que no funcionaría por defraudar a Hacienda funciona en el caso de un asesinato.

A ver si todo va a ser otra cosa y estamos equivocados. A ver si todo esto, la condena y el juicio, ha sido mucho menor por ser la víctima quien era y el asesino quien es. Vaya, pues a lo mejor va a ser eso, ¿no creen?