Tener un gobierno de extrema izquierda, como el que tenemos en funciones, y todavía más extremista, como el que está por venir, ha provocado que los Reyes hayan tenido que realizar un viaje oficial para blanquear a la dictadura comunista cubana.

Todo eso ha provocado imágenes vergonzosas en las que que el Rey ha tenido que obligar a fotografiarse delante de esculturas que representan a ese asesino que era el “Ché”. Pero por suerte, no ha evitado que haya aprovechado, también, para pegar un repaso al dictador cubano, Díaz-Canel, durante la cena que ofreció en el Palacio de los Capitanes Generales, en La Habana.

En esa cena, Felipe VI hizo un discurso que provocó la intervención final de Díaz-Canel, que no estaba prevista. Durante ese discurso lanzó a la dictadura cubana varios mensajes que, a pesar de ser suavizados por razones diplomáticas, eran bastante contundentes.

Afirmó que “los españoles hemos aprendido que es en democracia como mejor se representan y se defienden los derechos humanos, la libertad y la dignidad de las personas, y los intereses de nuestros ciudadanos. La fortaleza que la democracia otorga a sus instituciones es la que permite el progreso y el bienestar de los pueblos“.

Pero hubo más, en otro momento del discurso el Rey dijo lo siguiente: “una lección segura que extraemos de la historia es que la evolución, la adaptación y el cambio son inevitables“, además advirtió al dictador cubano que “quien se resiste a su paso pierde la oportunidad de colaborar en el diseño de ese futuro que ya está naciendo, más aún, que ya está aquí“.

Y aseveró que será “el propio pueblo cubano” quien tendrá que dilucidar “cuál será ese futuro“, advirtiendo que “los cambios en un país no pueden ser impuestos. Un cambio que no emane del interior de las fuerzas sociales y políticas de un país” no puede tener éxito, “el cambio no traerá consenso y bienestar si no representa la voluntad ciudadana“.

Como hemos dicho antes, Díaz-Canel no tenía previsto intervenir y lo hizo ante el discurso pronunciado por el Rey para decir las habituales insensateces que dicen los dictadores comunistas: “Somos una sociedad que se renueva, evoluciona y avanza, preservando al mismo tiempo sus tradiciones y valores y defendiendo sus derechos. Nos guían principios claros de independencia y soberanía con la certeza de un camino dirigido hacia un mayor bienestar para nuestro pueblo“.

Cubanos protestan frente al Consulado español en Miami

Pero lo peor de todo es que el dictador cubano aprovechó ese discurso para agradecer la ayuda de España ante el bloqueo, algo que nos sitúa como blanqueadores de un régimen gracias al presidente del gobierno que padecemos.

De todas formas es una satisfacción que por lo menos el Rey haya aprovechado este trago por el que le ha hecho pasar el gobierno para decirle al dictador comunista lo que muchos pensamos de él. Gentuza que lleva décadas sometiendo a su pueblo con una terrible dictadura que solo les ha traído miseria y muerte.

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL

2 Comentarios

Comments are closed.