Amnistía Internacional

Se hacen llamar Amnistía Internacional y es una organización no gubernamental que según su descripción “actúa por los derechos humanos en todo el mundo”, sí en todo el mundo, pero no defienden los derechos humanos de todo el mundo. Y ellos mismos lo reconocen.

Y así lo han constatado en su cuenta oficial de Amnistía Internacional en Estados Unidos al repetir, hasta en diez veces en un solo tweet, que “el aborto es un derecho humano”. Sí, para esta gente de Amnistía Internacional el abortar es un derecho humano, por lo que no reconocen los derechos humanos de los concebidos y no nacidos, las personas más débiles, las que más protección precisan.

No vamos a entrar a valorar el derecho al aborto en determinadas circunstancias, ni vamos a dar nuestra opinión sobre este “derecho”, pero lo que si decimos es que el derecho al aborto nunca puede ser un derecho humano.

Es una vergüenza que una asociación, que dice defender los derechos humanos, opine de esta manera y se posicione contra la vida de una persona, aunque todavía no haya nacido; lo que deja a Amnistía Internacional en muy mal lugar.

Lo más triste es que no cambiarán de opinión, porque en realidad no defienden los derechos humanos de todos, solo defienden esos derechos para los suyos, para sus intereses.