Está claro desde hace mucho tiempo que el cerebro de Ramón Espinar no es uno de esos cerebros a los que Dios le diera la gracia de tener inteligencia. Es más, cuando Dios repartió la inteligencia el cerebro de Espinar debía estar ausente tomándose una Coca Cola, la misma que iba a boicotear.

Pero el gran problema que tienen los cerebros como el de Espinar es que les gusta mucho escupir al cielo, con el peligro de que el escupitajo les caiga a ellos encima del “jerolo”. Espinar ha metido la pata muchas veces pero la última de este campeón no deja de tener su gracia.

Y nos referimos a un programa de Cuatro en el que participó el pasado 7 de octubre y en el que el “pitoniso Espinar” hizo su predicción particular sobre el futuro electoral de Vox: “Están faltando a periodistas y medios de comunicación para que piquen el anzuelo y tener minutos en televisión. Porque saben que son un partidito de extrema derecha decadente que no va a votar nadie. Mi consejo es que no les demos bola. Son un partidito de extrema derecha decadente”.

Tras esta nueva demostración, Espinar ya puede dormir un poco más tranquilo. De listo no se va a morir, algo es algo, Ramoncete.