gobierno

Seis meses después de las últimas elecciones en donde después de intensas negociaciones, descalificaciones mutuas, desprecios y algo que se parece a un sin sentido que nos ha costado a los españoles 200 millones de € y una inestabilidad política y económica desbordada, resulta que en apenas 48 h desde que se celebrara la jornada electoral, Pedro Sánchez y Pablo Iglesias han firmado un pre acuerdo de “gobierno progresista”, en el que Pablo Iglesias ostentaría la vicepresidencia y algunos ministerios Unidas Podemos, la formación que representa.

Al parecer, estas negociaciones se retomaron en la tarde del pasado lunes en Moncloa, en donde ambas partes, re iniciaron las negociaciones con los puntos sobre la mesa tratados en las reuniones del pasado mes de julio, llegando sin problemas aparentes, a un acuerdo de coalición que se confirmara en la medida que se vayan sumando apoyos de los partidos al mismo.

En este sentido todo parece indicar que no se buscará más que la abstención de los partidos independentistas catalanes y Bildu, mientras que se da por seguro el apoyo del nacionalismo vasco a este gobierno, según indicara el presidente del PNV Andoni Ortuzar, en unas declaraciones realizadas en la mañana de ayer. Precisamente, desde la tarde del pasado lunes, Pablo Iglesias que ha adoptado el papel de intermediación con el independentismo catalán ha estado intentando contactar con el portavoz de Gabriel Rufián, aunque sin conseguirlo, para buscar su abstención y contarle la parte del documento de acuerdo que se centra en Cataluña, en donde se habla de “buscar la convivencia y el diálogo en el marco de la Constitución “.

Este pre acuerdo que “permitirá dormir tranquilo a Pedro Sánchez “refiriéndose a su socio Pablo Iglesias”, se centra en combatir la precariedad laboral, proteger los servicios públicos – educación, sanidad y dependencia-, garantizar las pensiones y la dependencia, así como la vivienda, “como un derecho y no mera mercancía “.

Estos parámetros dan a entender que la base de pre acuerdo de gobierno, se basa en los presupuestos generales acordados por ambas formaciones en 2018 y que fueran rechazados por el Congreso de los Diputados.

También incluye la lucha contra el cambio climático, el fortalecimiento de las pequeñas y medianas empresas, junto con los autónomos.

Destaca también que mencionan la elaboración de una ley de muerte digna y eutanasia, la necesidad de fomentar las políticas feministas, en donde se incidirá en la igualdad retributiva y en los permisos de paternidad para hombres y mujeres.

Capítulo aparte merece Cataluña, en donde se especifica la necesidad de garantizar la convivencia y la normalización de la vida política, buscando fórmulas de entendimiento y encuentro mediante el diálogo, dentro de lo establecido en la Constitución.

La España Vaciada y una referencia a la “justicia fiscal “y el equilibrio presupuestario son los últimos puntos de este pre acuerdo, mirando claramente a la Unión Europea.

Las reacciones a este pre acuerdo no se han hecho esperar desde la política, en donde Pablo Casado ha afirmado que no ha recibido llamada alguna de Moncloa y que la actitud de Sanchez evidencia el rechazo a los 11 pactos de Estado propuestos por los populares el pasado mes de julio y dejando claro “que, para este viaje, no hacían falta estas alforjas.”

También desde Cs, partido que está asumiendo la retirada de su líder, ha reaccionado a través de Garicano, quien ha calificado a los socios de gobierno de “banda”, haciendo referencia al calificativo puesto a los actuales socios, por Albert Rivera, en unas declaraciones durante el anterior periodo de investidura.

Haciendo una rápida valoración de este desconcertante pre acuerdo inmediato entre el PSOE de Sánchez y el Podemos de Iglesias, solo cabe decir que evidencia una actitud de desprecio a la sociedad porque después de insultarse, vejarse, descalificarse durante las pasadas negociaciones de gobierno, resulta que en “una tarde de café y charla”, llegan a un matrimonio político que pretende durar cuatro años, con desconfianzas guardadas, pastillas de dormir quitadas para hacerlo con tranquilidad y con cara de anuncio de dentífrico, abrazarse como dos novios enamorados en espera de iniciar un proyecto de vida en común con la sorpresa de los invitados a la boda, los españoles, que perplejos, hemos visto que está foto de Sánchez e Iglesias, solo nos ha costado 200 m de € y mucho gasto en tila por la incertidumbre política y la falta de atención hacia una parte del territorio español, en donde sus gobernantes, están vulnerando la constitución a pesar de la desobediencia del parlamento, dañando la economía con el corte de carretera en la Junquera y haciendo de esta España democrática, un país poco dado a aplicar la ley de leyes.

Nada más que decir, porque los votos de los españoles, han querido esto y ahora a asumir las consecuencias y disfruten del “gobierno progresista”, que han ayudado a constituir con su voto.

1 Comentario

  1. Estos hombrecillos, sin vergüenza y sin palabra, aparte de la creación de más deuda, crearán el enfrentamiento entre las distintas comunidades autónomas, favoreciendo con descaro a quienes les apoyan y dejando abandonadas a las demás, pero de todas formas llegado ése momento no habrá nada más que desearle a los españoles que se han decidido por ésas opciones que disfruten lo votado. Avisados estaban de la situación que se produciría llegado éste momento y a los que han votado opciones distintas también habrá que agradecerles no haber pensado en los españoles y en el ego personal de sus candidatos políticos, que no han fueron capaces de incorporarse al proyecto de España Suma que propuso Casado y esta situación se hubiera evitado. El Sr. Sánchez, Sr. Iglesias y demás compañeros de cama estarían disfrutando de su dulce hogar.

Comments are closed.