Vaya, vaya, Julia Otero…

Poco a poco se les van cayendo las caretas a muchos de los “progres” sectarios de este país que, yendo por la vida de demócratas como van, no son más que unos falsarios que practican una persecución ideológica intolerable poniendo en juego, incluso las carreras profesionales de sus perseguidos.

Esta misma mañana publicábamos un artículo en el que nos hacíamos eco de un intolerable tuit de Julia Otero en el que calificaba como “fascismo” la intervención en el debate de ‘La Sexta’ de Javier Ortega Smith y su intervención, en la que cargaba, con toda la razón, contra el PNV y su representante en ese debate, el insufrible Aitor Esteban.

Pero la cosa no ha quedado solo ahí porque ese tuit ha sido contestado por mucha gente, entre otras por la periodista Cristina Seguí, quien ha denunciado unas malas prácticas intolerables protagonizadas por Julia Otero: la de la persecución ideológica.

Y seguí no ha tenido pelos en la lengua denunciando a Otero de la siguiente forma: “Fascismo” es exigirle mi cabeza a @OndaCero_es por criticar desfases como éste otro suyo para que no vuelva a @BrujulaOndaCero cómo me confirmó hace un mes uno de sus directivos. Enhorabuena porque al parecer lo ha conseguido, pero ya se lo advierto: No me va a callar, Sra“.

La verdad, hemos de decir que no nos sorprende para nada esta denuncia de Cristina Seguí porque estas son unas prácticas bastante habituales de estos “progres” que van por la vida de demócratas. En realidad, los personajes como Julia Otero no soportan la libertad de opinión y de pensamiento porque les va su vida laboral en ello.

Han vivido siempre de manipular la opinión pública arrimando el ascua a su sardina, es decir, a la sardina que le indica la empresa para la que trabajan que les paga lo suficientemente bien como para que se dejen sus principios, si los tienen, en casa. Pero lo bueno es que todavía quedan personas valientes como Cristina Seguí que, no solo mantienen esos principios inalterables contra viento y marea, también denuncian las prácticas de estos demócrata de pacotilla que no son más que unos vendidos al mejor postor.

Como tú, Julia Otero. Has sido siempre una vendida, una sectaria y una manipuladora. Ya eres demasiado mayor para que eso cambie y recuperes la dignidad que perdiste hace siglos. ¡Bravo por Cristina Seguí!