En el mismo momento en el que el nuevo gobierno formado por PSOE y Podemos tome posesión, en España se producirá una curiosa coincidencia: tanto el presidente como el vicepresidente tendrán en común ser unos grandes vanidosos y unos caraduras.

Y eso no es algo que decimos gratuitamente, eso es algo fácilmente demostrable en el caso de cualquiera de los dos. En lo que se refiere al podemita Pablo Iglesias porque además de colocarse él va a colocar también a su mujer, a Irene Montero.

Y eso nos lleva a remontarnos a hace unos años, no tantos, en los que Pablo Iglesias aparecía en su cadena amiga, La Sexta, para criticar a Ana Botella, esposa de José María Aznar, y para ponerla verde por una circunstancia que no se daba en ella y que se va a dar en su queridísima pareja, Irene Montero. Los dos van en el mismo paquete y los dos se colocan a la vez. La ascendió en Podemos desde el mismo momento en el que pasaron a ser pareja y ahora la coloca también en el gobierno.

Críticas en Plaza Podemos, Pablo Iglesias e Irene Montero
Pablo Iglesias e Irene Montero (OkDiario)

Y cuando habló de Ana Botella en su momento llegó a decir que “ojalá que no hubiera demasiadas mujeres como ella” ya que estaba donde estaba por ser “esposa de”. ¿Y ahora qué vamos a pensar todos de Irene Montero? ¿O tenemos que pensar algo distinto de lo que dijo Iglesias entonces solo porque se trate de la esposa del “macho alfa?

Es imposible que pueda haber nadie en el mundo que tenga tanta cara como ellos. Y no es la primera vez que hacen algo parecido, ya lo hicieron también con la casa, esa a la que ni se iban a ir nunca porque se iban a quedar toda la vida viviendo en el barrio. Son unos grandes caraduras.