Una de las principales características que tiene todo dictador comunista, aparte de la de ser un ladrón y un estafador que vive de su pueblo y no para su pueblo, es la de culpar a todo el mundo de las consecuencias de sus males, excepto a él mismo.

Y eso es lo que ha hecho ese indigente mental al que el pueblo boliviano ha echado de su país por intentar manipular unas elecciones y que se llama Evo Morales. Sin comerlo ni beberlo, también hemos acabado envueltos los españoles en las andanzas de este miserable y nos ha intentado mezclar con sus delitos sin que nosotros hayamos tenido nada que ver en el asunto. Pero vamos, que él a lo suyo, a lo habitual en todo dictador comunista que se precie.

Morales ha dicho lo siguiente a través de su cuenta de Twitter: “El imperialismo español pensó que al descuartizar a Tupac Katari hace 238 años, cortaría la fuerza de los pueblos para romper las cadenas del colonialismo. Hoy más que nunca la lucha sigue. Ante la represión del golpismo racista, repetimos la sentencia: Volveré y seré millones!

Si se dan cuenta, todos estos mequetrefes están cortados por el mismo patrón y utilizan el mismo tipo de excusas para justificar sus andanzas, en lugar de asumir sus propias responsabilidades, entre otras ser un estafador e intentar cometer un fraude electoral.

Pero desde la cuenta de Twitter de Vox han estado “al quite” y han contestado ha este lerdo como se merece: “El “imperialismo español” y Tupac Katari no tiene nada que ver con que hayas cometido fraude electoral y te hayan pillado. Eres un tirano fracasado. Y por cierto, quedas muy ridículo esparciendo el odio anti español en español“.

Nunca mejor dicho: “un tirano fracasado”. Eso es exactamente lo que es este auténtico dictadorzuelo, este cuentista estafador que se ha hecho millonario arruinando todavía más a un pueblo que se ha hartado de sus robos, de sus mentiras y de sus injusticias.