Celaá

Es vergonzoso, una señora de 70 años, catedrática de enseñanza secundaria, derive a unas declaraciones que no tiene ni pies ni cabeza, incoherencia grave, propio de una demencia senil. Han dicho de ella por buenhonomía que ha sido un “lapsus”, y digo que es posible porque es propio por la edad,  el olvido momentáneo de la mente de la realidad constitucional en su artículo 27, o porque le ha dado por la maldad y la demencia al decir que el Derecho de los padres a la Educación de sus hijos, no se recoge en la Constitución Española, en un Foro de la Educación privada invitada por la Organización, y para su insabiduría decirle que sí se recoge en la Constitución, ley positiva; está mal de la cabeza, y eso que esta señora, catedrática de lengua, no sepa leer o es la demencia de su edad.

Ha estudiado en Deusto, una universidad privada católica que defiende la enseñanza que ella ahora niega el derecho humano de educar los padres a sus hijos según su religión, lo que le hace una señora incongruente o de una vida de frustraciones personales, que desconozco, y que quiere ahora pagarlo con los padres y con los hijos de los demás, es decir con las familias. Y a eso no estamos dispuestos a ceder miles de millones de padres e hijos, que estamos en el mundo en cualquier continente y país.

Que no se frustre,  parece que está  resentida de sus 70 años de su vida, y deseo que se cure de ese mal intrínseco por su bien y el de todas las familias.

Además de Constitucional es ley natural. ¿Lo entiende?

También el hecho que lo haya dicho leyendo o es mala leche u obediencia servil al partido del vaivén, el PSOE.

Debería jubilarse de la enseñanza, de la política, y de la opinión por sus disparates o demencia senil, e ingresar, en su caso, en una residencia de dependencia para tal o cuál enfermedad.

Su nombre deriva de celar que es cuando observa a una persona o sus movimientos y acciones por recelos que se tienen de ella. Y que vigila a los dependientes o inferiores para cuidar de que cumplan sus deberes.

Pienso que de celar pasa a recelar o recelaá.

¿Cómo y quién es esta mujer para negar absolutamente el derecho de los padres de elegir la educación y la religión de sus hijos? A pesar de todo, respeto su opinión, equivocada y/o senil.

Démosle la opción de que se rectifique públicamente. Y si es demencia senil, excusarla, pero entonces ingresarla en una residencia de demencia senil.

También te puede interesar...


Otras sugerencias



Artículo anteriorEl pánico de los liberticidas
Artículo siguienteLa tauromaquia de Paco Ojeda (Reportaje)
J.R. Domínguez
Hombre de amor a la libertad y al humanismo cristiano en el mundo occidental. Nacido en Córdoba, doctor en Geografía por el Instituto Juan Sebastián Elcano del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) en la Universidad de Zaragoza. Profesor Titular de Universidad de Análisis Geográfico Regional.