aznar

Apenas una semana después de celebrarse las elecciones generales, en un frío lunes de final de Otoño, los hechos políticos o dependientes de la política, no han dejado de suceder, incidiendo muy intensamente en el shock que ha generado en la sociedad española, ese pre acuerdo de gobierno, entre Pedro Sánchez y Pablo Iglesias.

Por un lado, el expresidente de gobierno y presidente de Faes José Mª Aznar, en un acto de su fundación, desvinculada desde tiempos de Rajoy del PP, haciendo un análisis de resultados, en donde se centró en la necesidad de que se produzca un pacto entre partidos constitucionalistas para salvaguardar el pacto que nos dimos los españoles en el 78, de manera que se pueda salvar el sistema, no aceptando en absoluto la posibilidad de que se produzca una abstención técnica, porque quien lo propicia, quiere romper el sistema.

Resulta curioso, pero confirma lo acertado de la postura que está manteniendo al respecto el presidente de los populares Pablo Casado, quien precisamente, el pasado lunes dejó clara que su posición sería precisamente esa, dado que, para cualquier negociación con los socialistas, es preciso poner en bandeja la cabeza de Pedro Sánchez.

A pesar de esta contundencia de Casado, algunos medios de comunicación supuestamente cercanos al centro derecha, se empeñan en confundir a la sociedad, haciendo generar una opinión de inmovilidad e indefinición del líder del centro derecha, que es falsa, ya que se pronunció al respecto, dejando claro que, para llegar a coaliciones, la salida de Sánchez, es el precio a pagar.

También algunos dirigentes populares en este caso de Segundo orden, como es el caso de Margallo o del presidente de la Junta de Galicia Núñez Feijoo, como esos jarrones chinos que no sabemos dónde poner cuando hacemos una mudanza de casa o una reforma, han hecho declaraciones en favor de una coalición, pero con una particularidad, sin decir el precio exigible para tal negociación y ese precio o premisa, debe ser la salida de Sánchez. ¿No es hora ya de decirles que dejen de ser “tocapelotas” y que se sometan a los dictados de un presidente elegido por la militancia? Una cosa es democracia interna y otra, fastidiar por fastidiar a Casado, con medias verdades. ¿Aprenderán a ser lo que den ser con el presidente de su partido?

El segundo de los acontecimientos, no es otro que el juicio al presidente de la Generalitat Quim Torra, quien era juzgado ayer por desobediencia en la Audiencia de Barcelona. Para este juicio, el independentismo catalán ha empezado a utilizarlo como parte de su “relato victimista”, con una llegada al Palacio de Justicia, como si llevaran un cordero pascual al matadero, haciendo que Torra fuera acompañado por toda la parafernalia de gobierno, presidente del parlament y toda la corte, imitando lo que en su día hiciera Arzallus y el PNV, cuando un tribunal juzgara al ex presidente del parlamento vasco Juan Mari Atucha. En esto como en otras cosas, los independentistas catalanes, copian lo hecho y vivido por el nacionalismo vasco, hace años.

Entrando en el meollo del juicio, en donde se ha pretendido seguir fabricando “el relato”, de un estado opresor, unos jueces parciales y como un ataque a la libertad, después de dos horas en donde la defensa a jugado a eso,  ensuciando los elementos fundamentales de uno de los poderes del estado como es la justicia, se tomó declaración al “muy honorable“ Quim Torra, que así quería que fuera nombrado por la defensa, con contradicciones, puesto que si bien no reconocía las acusaciones del tribunal, si afirmaba haber desobedecido a la Junta Electoral Central, puesto que según creía, “es un organismo de rango inferior a la Generalitat”, considerando que su resolución, atentaba a la libertad de expresión.

Por lo demás y sin que, durante el juicio, que fue retransmitido en directo por tv3, el “honorable” Torra tuviera problemas estomacales por haber comido judías con butifarra la víspera, lo que le hace tener un estómago, fuerte, durante la tarde, se presentaron las conclusiones definitivas tanto desde la fiscalía como desde la acusación particular, que no fueron contestadas por el acusado, quedando el juicio visto para sentencia, con una clara conclusión. Esta conclusión no es otra que el acusado, el “honorable” Torra, quiere ser inhabilitado para pasar a ese paraíso del martirologio independentista que le haga ser recordado por los siglos de los siglos, para cerrar su etapa en la que ahora estorba a sus socios de ERC, estorba a Pedro Sánchez para alcanzar un acuerdo de gobierno y estorba a los catalanes para que se convoquen elecciones autonómicas inmediatas, en las que la Generalitat cambiaría de manos dentro del independentismo y no sería un dolor de cabeza ni para Sánchez ni Iglesias.

Este ha sido un principio de semana “político y judicial” que nos espera con los ERES y otras sentencias provenientes desde Europa. Frío, ¿quién dice frio en la vida judicial y política española? La cosa arde a reventar la caldera de la paciencia de los españoles.

1 Comentario

  1. En cuanto al tema de Torra, está bien que quiera ser uno de los “mártires” de la independencia. Así desaparecería del mapa político y lo tendríamos presente como un héroe…..pero fuera, en su casa.
    En cuanto al apoyo de José Mª Aznar, creo que se cometió una equivocación sacando a D. Mariano a la palestra. Si lo hubieran hecho con Aznar, los votos actuales habían sido los mismos, mejorados por los muy…muy…. partidarios de Aznar que probablemente optaron por irse a Vox, debido a la imagen y actuaciones durante los últimos días de Rajoy. Y……en cuanto al Sr. Feijoo y Sr. Alonso, creo que están perdiendo el tiempo en mantenerlos en primera línea con declaraciones que nadie les pide…….

Comments are closed.