El mozo de escuadra separatista, Albert Donaire, va de chulito por la vida y de valiente, pero cuando se sienta delante de un juez le entra la colitis crónica. Y en una nueva afrenta de este funcionario público al que todos pagamos sus sueldo, se ha dedicado a publicar en sus redes sociales fotografía en las que quemaba papeletas electorales del PP y de Vox.

Así funciona este chavalote de quien depende la seguridad de los ciudadanos de Cataluña. Así funciona un tipejo asqueroso que, estamos seguros, permitiría y alentaría una paliza a cualquier ciudadano solo por el hecho de ser votante de uno de esos partidos de los que quema sus papeletas. ¿Alguien ve medio normal que sigamos pagando el sueldo de este tipejo y que no se le haya expulsado del cuerpo hace ya muchos años?

Pues señores, de Donaire depende también la seguridad en Cataluña. De un tipo que publica abiertamente a través de sus redes sociales su odio por España. Su odio por los partidos políticos que no piensan como él. Y lo peor de todo esto es que el tipejo sigue viviendo de todos nosotros. Este país ha llegado a un punto de locura tan grande que pagamos el suelo de nuestros enemigos y les financiamos.

Y los responsables de este tipejo, sus superiores, no solo no actúan sino que alientan a fulanos como este a hacer este tipo de cosas. Y el máximo responsable del gobierno, tocando el trombón y haciéndonos creer que este tipo de cosas entran dentro de la normalidad y que aquí no pasa nada.

Pregúntense ahora como, con tipejos como este, la gente va a poder votar con libertad en Cataluña. Pregúntense ahora qué harían ustedes si vivieran en Cataluña y pretendieran votar a PP o a Vox, ¿saldrían hoy tranquilamente a la calle a hacerlo?

1 Comentario

Comments are closed.