armeros

Yo he conocido dos regímenes en nuestra España: el de Franco y el de nuestra Constitución Española del 78, dos formas de Estado muy diferenciadas una de la otra. La primera fue un régimen político y absoluto que conocemos todos los que vivimos y estamos al tanto de aquel mandato y las circunstancias a las que nos sometía aquel sistema de gobierno. En el segundo régimen, el actual, votamos democráticamente. Aunque sujetos a unas reglas del juego bastantes dudosas en cuanto el método y procedimiento de las leyes establecidas por los padres de la patria y de nuestra Constitución.

Posiblemente habrá algún enterado que me corrija de estar mal el enunciado, cuando no es en plural el dicho de la palabra armeros, sino de un singular muy preciso. En este caso es de una magnitud muy grande cuando tenemos en España a dos maestros armeros de una pluralidad enorme en cuanto a sus moralidades: que lo mismo te arman un jaleo que con sus abrazos demuestran a los vecinos que se quieren mucho, visto los abrazos que se dan ahora, cuando anteriormente solo se daban la mano en señal de cortesía.

¿¡A qué viene todo esto?! Pues viene a que estos dos enfermizos ‘’hombres de estado’’, les vienen las reclamaciones como le llegaban a aquellos soldados que se quejaban por las deficiencias de sus armas, después de haber pasado por el maestro armero, donde también se cuenta que él les decía “¿y a mí que me cuentas?’’

Pedro Sánchez va a solicitar a su militancia lo siguiente: “¿Apoyas el acuerdo entre PSOE y Unidas Podemos para la formación de un gobierno de coalición?”. Se puede decir de muchas maneras esta petición del presidente en funciones a sus militantes, pero dadas las controversias oídas estos días me da la impresión de que escurre el bulto el inquilino de la Moncloa al hacer esta pregunta cuando creo que no se relata las carteras que le va a regalar al Coletas. De haber leído y de haberse enterado esta militancia lo que es el partido para esta coalición no habría nadie con dos dedos de luces que firmaran esta petición de dudoso y presumiblemente de un sorteo de intenciones en cuanto al voto. Con estas peticiones por correo que le hace Pedro Sánchez a su militancia les podría decir según sea el escrutinio -me refiero a la militancia del PSOE- que se lava las manos como Poncio Pilatos.

Son listos estos comediantes y fuleros políticos, uno de ellos el tal Sánchez ha caído en la trampa -o lo estaba deseando o es que cada día que pasa es más torpe- y el segundo, el del pelo enmarañado y de coleta prominente ha sido el listo que como su pelo lo ha enmarañado lo ha enredado de lo lindo, con trucos y fullerías viendo que lo que le interesa es el sillón de la Moncloa. Comprendo la postura del tal Iglesias, lo que no comprendo ni vaticino como se ha dejado enredar el “monclovita” cuando meses atrás le tenía enganchado con menos carteras y puestos de relevencia. Sapientis haud  est bis in eodem lapide labi. (Escoto, Adagia,609). No es de sabios resbalar dos veces en la misma piedra.