Guardia Civil

Terrible noticia

La Guardia Civil ha detenido a una mujer de 38 años en Las Norias de Daza (Almería) tras haber estrangulado a su hijo de 7 años. La mujer, española, había tratado de llevar el cadáver del pequeño a casa de la expareja del padre, persona que hacía las veces de abuela materna, para que le ayudara a ocultarlo. Tras negarse esta, fue avisada la Guardia Civil quien detuvo a la asesina cuando trataba de huir en coche con el cadáver del pequeño.

La mujer había sufrido un revés judicial tras haber acusado a su expareja y padre del pequeño de malos tratos y al haber sido absuelto este por parte de la justicia. A partir de ahí tuvo extraños comportamientos con el niño, de quien tenía la custodia, motivo por el que el padre solicitó la custodia del pequeño, motivo por el que se había celebrado una vista judicial que, al parecer, había beneficiado al padre. Los primeros indicios indican que ese podría haber sido el motivo del asesinato del niño al que mató estrangulándolo.

Silencio absoluto

No crean que tras este asesinato ha salido el presidente del gobierno o asociaciones de algún tipo a condenar el asesinato del niño. Hay silencio absoluto. Ese silencio cómplice que se produce cada vez que es una mujer la culpable del asesinato de un niño o de su pareja. Ese silencio cómplice que se genera cuando no se recibe nada a cambio de la protección de un menor y que provoca que los infanticidios de este tipo sean pasados por alto por una gran parte de la sociedad española.

En este caso se dan una serie de circunstancias que provocan que los políticos, tan defensores ellos de la ideología de género, callen. Denuncias falsas de una mujer hacia un hombre, posible sentencia otorgando la custodia del pequeño al padre y posterior asesinato del niño a manos de su madre. Y después insultan y critican a los que decimos que la violencia no tiene género, qué asco dan.

Descanse en paz el pequeño.