A Vox se le puede calificar como se quiera que no pasa nada

En los grandes medios de comunicación españoles se ha llamado a Vox de todo: ultras, fachas, nazis, extrema derecha… Sobre todo en el medio de comunicación en el que trabaja Susanna Griso que, recordemos, además de propietarios de Antena 3 son los propietarios de La Sexta, ese medio que “apenas” critica a Vox.

Pero parece que con Vox, los medios practican la famosa ley del embudo: esa que dice que la parte estrecha tiene que ser para Vox y la ancha para todos los demás. Y eso ha quedado claro en la entrevista que le ha realizado esta misma mañana Susanna Griso al presidente de Vox, Santiago Abascal.

Abascal estaba contestando a una afirmaciones de Pablo Casado en las que este vino a decir que Vox estuvo a punto de abstenerse en la investidura de Pedro Sánchez. Abascal, además de negar que Vox se hubiera planteado en algún momento abstenerse en la investidura de Sánchez, afirmó que más bien había sido todo lo contrario, que tanto PP como Ciudadanos se lo habrían planteado.

Para reafirmar su aseveración llegó a calificar tanto a PP, como a Ciudadanos, como al PSOE de “tricentrito” que buscaban de qué forma apoyar al “carroñero de La Moncloa“, añadiendo además sobre Sánchez que es “un extremista que ha venido a dividir a los españoles“.

Ante ese calificativo, Griso le ha preguntado: “¿Así llama a Sánchez?” a lo que Abascal ha replicado “es duro, ¿verdad?“, tras lo que Griso ha salido inmediatamente en defensa del socialista: “Hombre, yo creo que es una frase lapidaria que no se corresponde con la realidad” y Abascal apostilló con un “yo creo que sí“.

Parece mentira que Griso se ponga así de “estupenda” con el calificativo de Abascal teniendo en cuenta que en su propio programa se ha llamado a Abascal de todo y ella no ha dicho en ningún momento esta boca es mía para corregir a nadie. A Susanna Griso se le nota demasiado el plumero…