52 aniversario de su muerte

El pasado 9 de octubre se cumplía el 52 aniversario de la muerte del terrorista y asesino en serie Che Guevara. En un país donde los ultras son siempre los mismos, los muchos comunistas que todavía hay dedicaron frases de recuerdo como homenaje a un asesino miserable como ese. Entre ellos el que ahora va de socialdemócrata por la vida, el “macho alfa” Pablo Iglesias.

Los mismos que el otro día ponían el grito en el cielo por las críticas que realizaba Javier Ortega Smith a las famosas “12 Rosas”, reinventándose su historia, se deshacían en elogios con un asesino miserable y homófobo, este sí, como Ernesto “Ché” Guevara. Es decir, van de moderados por la vida y de defensores de libertades y ensalzan a asesinos y dictadores solo porque son comunistas. Miserables en estado puro.

Y el “macho alfa” decía lo siguiente de Ché Guevara: “Dispara cobarde, sólo vas a matar a un hombre”. Hace 52 años Ernesto Che Guevara fue asesinado. Su ejemplo de valor y compromiso ha inspirado a generaciones enteras de mujeres y hombres en defensa de la justicia social. Hasta siempre comandante

Y ese comentario, como es lógico, sentó bastante mal en las filas de Vox quienes siempre tienen que aguantar críticas, insultos y manipulaciones de unos comunistas que después elogian y recuerdan a una rata inmunda como “Ché” Guevara.

Abascal contestaba a Iglesias lo siguiente: “Pablo Iglesias rindiendo homenaje a un asesino en serie, que encarcelaba a los homosexuales por el hecho de ser homosexuales.
Me voy a sentar para esperar la enérgica condena de instituciones, chiringuitos y medios“.

Pues vamos a esperar todos sentados a esas críticas que no van a llegar. Aplaudir con las orejas a ratas como “Ché” Guevara, Fidel Castro o Hugo Chávez está bien visto en un país en el que se blanquea al comunismo día sí y día también. Lo gracioso es que después los mismos que lo elogian son los que van dando lecciones a los demás de homofobia, xenofobia y respeto por la vida. O no se enteran o creen que somos los demás los que no nos enteramos.