Mi opinión
ÚNETE A NUESTRA NUEVA PÁGINA DE FACEBOOK. EMPEZAMOS DE CERO
ÚNETE A NUESTRO NUEVO CANAL DE TELEGRAM
ÚNETE A NUESTRA NUEVA COMUNIDAD EN VK

Hay veces que una frase incompleta, ya se trate de expresar una afirmación rotunda, un pensamiento filosófico o simplemente el título de un artículo como es el caso, se puede dar por correcta, si las circunstancias del momento -u otras circunstancias específicas- hacen innecesario completarla. Creo que en esta ocasión no es necesario aclarar de que sentencia voy a escribir y así me evito finalizar mi título con una palabra en catalán.

Alguien me podrá decir -con razón- que esta licencia que me tomo es algo cursi, pero de vez en cuando hay que hacer alguna floritura para no estar siempre demasiado encorsetado. Y ahora, mi opinión: El Tribunal Supremo, al que hay que agradecer su exquisito comportamiento durante el juicio, a mi parecer ha errado (quizás influenciado por complejos de difícil explicación) a la hora de señalar que ha habido sedición en lugar de rebelión. La sentencia del Tribunal, que según dicen, ha buscado la unanimidad (cuestión que -a mi juicio- debilita las conclusiones) se basa en la aplicación del Código Penal, Título XXII (Delitos contra el orden público) artículo 544, que determina quienes son reos de sedición.

Mi opinión, después de respetar la sentencia, es que se trata de rebelión, de acuerdo con el Código Penal, Título XXI (Delitos contra la Constitución) artículo 472, que detalla quienes son reos del delito de rebelión. Quisiera decir también, que el argumento de la ensoñación no me parece adecuado porque son los hechos probados (y vistos por todo el mundo) los que deben prevalecer sobre otro tipo de consideraciones etéreas. ¿Eran ensoñaciones las maniobras que desde hace décadas vienen haciendo los separatistas para eliminar nuestro idioma común y nuestros símbolos?

Francamente, me parece que está muy claro lo del proceso. Estaban (y están) actuando para romper España con actos que son terrorismo intenso y entiendo por ello, que son pura rebelión.