ÚNETE A NUESTRA NUEVA PÁGINA DE FACEBOOK. EMPEZAMOS DE CERO
ÚNETE A NUESTRO NUEVO CANAL DE TELEGRAM
ÚNETE A NUESTRA NUEVA COMUNIDAD EN VK

¿Se acuerdan?

Corría el año 2016, parece que ya ha pasado un siglo. Era un cinco de marzo y Arturo Pérez-Reverte mencionaba a Gabriel Rufián por una manifestación independentista, otra, que se estaba produciendo en Barcelona.

Y merece la pena recordarla hoy porque la frase que Pérez-Reverte le soltó a Rufián fue absolutamente premonitoria con lo que hoy le ha ocurrido a Rufián en Barcelona. Como todos sabrán, cuando Rufián pretendía unirse hoy a una de las muchas manifestaciones que se está produciendo a diario en Barcelona en los últimos días, ha sido expulsado de la misma con gritos de “traidor”.

Es decir, Rufián se está encontrando con la horma de su propio zapato pero se está encontrando con algo mucho peor, en realidad para sus amigos separatistas es un charnego que pretende que el separatismo le admita como uno más y eso es algo que lleva haciendo desde el primer día en el que supimos de su existencia. Quiere que le admitan como uno de los suyos, quiere ser querido y hoy le han echado volviendo a poner en evidencia su pasado y sus orígenes, pasado que parece avergonzar al catalán de origen andaluz y español a su pesar.

Y después de lo sucedido, Rufián se ha refugiado, como hace siempre, en su cuenta de Twitter intentando hacer lo posible y lo imposible para que le vuelvan a querer y olviden algo que para él es muy importante y que él es el primero en tener muy presente: no tiene ocho apellidos catalanes.

Y lo más fuerte de todo esto es que Arturo Pérez-Reverte ya se lo advirtió por aquel entonces. Como si fuera una premonición de lo que pasaría tres año y medio más tarde, exactamente hoy.