cronistas taurinos

ÚNETE A NUESTRA NUEVA PÁGINA DE FACEBOOK. EMPEZAMOS DE CERO

ÚNETE A NUESTRO NUEVO CANAL DE TELEGRAM

ÚNETE A NUESTRA NUEVA COMUNIDAD EN VK

Los cronistas taurinos se plantaron en la temporada de 1896 y dejaron de informar sobre las actuciones de algunos profesionales. Y todo por los ataques de estos contra el trabajo de los críticos taurinos. Y es que desde siempre a los toreros les han importado mucho las críticas, más aún cuando no existía la televisión y la única información que recibían los aficionados era gracias a los medios en papel. En nuestros días todo ha cambiado, pues gracias a las redes sociales casi podemos ver al instante cualquier faena, pero la influencia de la prensa sigue siendo importante.

Pero en el año 1896 todo se complicó y los cronistas taurinos se plantaron tras el ataque que sufrió el periodista Ángel Rodríguez Chaves, Achares, (director del semanario taurino ‘El enano’) por parte de un banderillero y un novillero a los que no les había gustado sus críticas. Lo que se unía a otras agresiones a Francisco Soto, Sotillos, de Zaragoza, y a José R. Alfonso Candela, de Córdoba.

Esto llevó a que los críticos madrileños suscribieran un documento en señal de protesta, acordando unánimemente suprimir de las informaciones taurinas las referencias a los agresores y callar el trabajo que estos realizaran en los ruedos. A la decisión de los críticos madrileños se unieron el resto de críticos del resto de provincias.

Y según cuentan esta decisión fue mano de santo, pues los perjudicados pidieron indulgencia a los pocos días y estos lamentables hechos no volvieron a repetirse.