Francisco Franco, nieto del General Franco, entrevistado en ‘El Mundo’

A pesar del más que injusto trato que están recibiendo por una buena parte de la sociedad española, medios de comunicación y, sobre todo, por el gobierno socialista que preside Pedro Sánchez, la familia Franco está manteniendo un escrupuloso silencio y una gran prudencia a pesar de la gran injusticia que se está cometiendo con ellos.

Porque se podrá opinar de su abuelo lo que se quiera pero hay algo que está muy claro: ellos no tienen que pagar como familia lo que haya hecho su abuelo, de haber hecho algo malo, y son una familia española más y, como tal, tienen sus derechos que están siendo pisoteados tanto por parte del gobierno como por el Tribunal Constitucional.

En primer lugar tienen todo el derecho del mundo a enterrar a su abuelo donde ellos consideren oportuno, como no podría ser de otra forma. Pero a ellos no se lo permiten y no solo eso, tampoco les permiten opinar sobre ello, sobre el trato que se le debe dispensar a un familiar fallecido como si todo el mundo tuviera derechos preferentes sobre ello menos ellos.

Responsables

Se está llegando a un punto muy peligroso tanto por la actitud del gobierno como por la actitud del Tribunal Supremo. ¿Quién es nadie para decidir sobre qué hacer con un familiar fallecido? ¿Qué pasará a partir de ahora con la jurisprudencia que se está creando con este asunto? ¿Qué pasará con nuestros familiares fallecidos si una persona ajena decide llevar a los tribunales su deseo de que sean trasladados en contra de los deseos de la propia familia?

Por otro lado está la asquerosa actitud de la Iglesia que, salvo la comunidad benedictina del Valle de los Caídos, se ha lavado las manos con este asunto. Son unos auténticos desagradecidos y eso es algo que ha dejado muy claro Francisco Franco Martínez-Bordiú en la entrevista que le ha realizado ‘El Mundo’: “La actitud de la Iglesia, con la única excepción de la Comunidad Benedictina que en todo momento ha respetado la voluntad de mi familia, me ha producido una profunda decepción por lo que tiene de ingratitud. Mi abuelo no sólo era un profundo creyente sino que salvó a la Iglesia española del exterminio físico tras la persecución religiosa iniciada en 1934, le devolvió todos sus bienes incautados por la República y le concedió, para mí, un poder inmenso en materia social por el que, en muchos casos, se ha criticado a mi abuelo“.

Es lo que pasa cuando quien dirige la Iglesia no es más que un comunista miserable y desagradecido.

Enlace directo a la entrevista de ‘El Mundo’

2 Comentarios

  1. Sin Franco la Iglesia no hubiera existido. Ya no sólo nos liberó del genocidio rojo (El terrorista Frente Popular lo creó el PSOE, el mismo que viste y calza) sino que posibilitó el mayor estado de bienestar que jamás ha conocido España y eso tras una guerra civil que declaró la izquierda judeo-masona, creada por la judería. Viniendo más de doscientos comisarios judio-soviéticos a imponer tal terror judeo-bolchevique a España, como ensayo para la II Guerra Mundial.
    Pretendieron imponerlo en la Gran Bretaña y fracasaron luego en Alemania, pero Alemania era un país culto donde hasta los mandos del ejército eran nobles, por eso su fracaso estrepitoso.
    Sin Franco, todos estos lame-pilas revestidos con sotana y solideo, no hubieran existido.
    El Señor les demandará a la Conferencia Episcopal y al Arzbispo del mandil de Madrid, en función de los denarios que les dió y de la llamada que les hizo al sacerdocio. No quisiera yo estar en su pellejo tal día. Su dia final, cuando se presenten ante Dios, desnudos como nacieron. Allí no les valdrán cargos episcopales; màs bien serán sus fiscales y La Reina del Sur se personará contra ellos.

  2. Un buen libro: Franco, cristiano ejemplar. Escrito por un monje benedictino. Léanlo. Sabrán que gran cristiano fue Franco.

Comments are closed.