indepedesfasados
ÚNETE A NUESTRA NUEVA PÁGINA DE FACEBOOK. EMPEZAMOS DE CERO
ÚNETE A NUESTRO NUEVO CANAL DE TELEGRAM
ÚNETE A NUESTRA NUEVA COMUNIDAD EN VK

Todos los españoles debemos de unirnos contra el totalitarismo que provoca la extrema izquierda y sobre todo el independentismo y mucho más cuando vemos que un conjunto de personas, son capaces de intentar coartarnos la libertad de expresión o de incluso agredirnos por no pensar como ellos. Esa clase de energúmenos son los indepedesfasados.

Me parece correcto que cada uno tenga su forma de ver las cosas, pero hay que saber diferenciar las expectativas de la realidad. Un independentista puede soñar con la independencia, pero de ahí a agredir a una persona por recordarle que es española hay un trecho y bien largo. A toda esa gente que le indigna ‘lo español’ deben de mirarse al espejo cada vez que muestren ese sentimiento tan despreciativo hacia nuestro país y sus gentes puesto que en el reflejo de esa imagen está eso que tanto odian, ESPAÑA.

Aunque les pese a los independentistas, nacieron españoles, crecieron como españoles, tendrán una vida en la que todo lo que les rodee será español y morirán siendo españoles ya que el que nace en Bilbao, Vitoria, Barcelona o Tarragona, por y para siempre será de esa misma nacionalidad, la española. Hoy este artículo trata sobre lo acontecido en Cataluña con motivo de la sentencia del procès catalán y las posteriores consecuencias de ella, pero mañana puede ser por algo relacionado con Euskadi ya que tanto la comunidad autónoma vasca como la catalana, tienen un sector independentista que mediante la violencia pretenden obtener la independencia a toda costa, aunque por suerte, los independentistas vascos, por el momento, están apagados y fuera de cobertura.

De todas formas, el principal culpable de lo que sucede en Cataluña es el equipo de Gobierno en funciones capitaneado por el presidente Sánchez por no saber gestionar adecuadamente la situación catalana. Si los dirigentes socialistas hubiesen cogido el toro por los cuernos desde el minuto uno, los movimientos realizados por el Govern de Torra se hubiesen podido evitar. Toda la mala praxis realizada por el president catalán y sus secuaces, ha alentado a las hordas más radicales del independentismo, con todo lo que ello conlleva, destrozos y violencia, algo a lo cual hay que poner fin por el bien de los catalanes y de los españoles en general. La única solución para lograrlo es la aplicación del artículo 155 de la Constitución Española y mandando al ejército a tierras catalanas para poner orden a esta dantesca situación.

Los catalanes de bien no deben de sufrir las consecuencias de un gobierno funambulista que coquetea por intereses políticos con los independentistas ni tampoco el de un Govern iluminado que engaña a los catalanes fanáticos que sueñan con una república catalana. Cataluña es España y España por siempre defenderá los intereses de los catalanes.