ÚNETE A NUESTRA NUEVA PÁGINA DE FACEBOOK. EMPEZAMOS DE CERO

ÚNETE A NUESTRO NUEVO CANAL DE TELEGRAM

ÚNETE A NUESTRA NUEVA COMUNIDAD EN VK

Los juicios para lelos de la izquierda

Como todos sabemos, en esta España del siglo XXI la izquierda tiene razón en todo. Son el alfa y el omega, la verdad absoluta de todo y tienen, además, la obligación moral de juzgarnos a todos desde su infinita sabiduría y superioridad moral.

Ya pueden tener 14 años o 90, ya pueden ser altos o bajos, rubios o morenos, hombres o mujeres, ellos son la verdad en todo y tienen la obligación moral de darnos lecciones y corregir nuestros comportamientos y vida continuamente. Y en esa perfección en la que viven instalados también son jueces absolutos de todo, aunque en ese todo a veces sean parte, incluso en esas ocasiones dictan sus sentencias divinas porque ellos todo lo conocen y todo lo saben.

Tras la reciente sentencia del Tribunal Supremo con respecto a la exhumación de los restos del general Franco todas las miradas de la izquierda se han dirigido hacia el juez Yusty, el juez que paralizó la licencia de obra para exhumar a Franco. Y el juez José Yusty Bastarreche, harto ya de los ataques que sufre por este asunto tan mediático, ha remitido una carta al director del diario ‘ABC’ para dejar clara su postura con respecto a este asunto.

Además de dar sus explicaciones personales y jurídicas al respecto, Yusty se ha dirigido a todos aquellos que desde medios de comunicación o redes sociales mezclan en todo este asunto a su “padre” y a su “abuelo materno”. Y se ha dirigido a ellos lanzándoles una seria advertencia si siguen atacándole por ese camino: “dejen a mi persona y mi familia en paz. No puedo tolerar, ni pienso tolerar que se mezcle en este asunto la persona de mi padre y de mi abuelo materno (a los que venero), y ya advierto que si se vuelve a decir (como se ha dicho) que fueron criminales de guerra, entre otras falsedades, nos veremos las caras en los Tribunales“.

Lo ha dejado tan claro que hasta los “perfectos” deben haberlo entendido pero mucho nos tememos que, aún así, seguirán en sus trece porque ya se sabe, ellos tienen una superioridad moral con respecto a todos nosotros que les obliga a intentar reeducarnos.

Enlace directo a la carta del juez Yusty