Dichosos
ÚNETE A NUESTRA NUEVA PÁGINA DE FACEBOOK. EMPEZAMOS DE CERO
ÚNETE A NUESTRO NUEVO CANAL DE TELEGRAM

SI HACES CLIC EN ESTE ENLACE PODRÁS RECIBIR NUESTRAS PUBLICACIONES POR WHATS APP ENVIANDO LA PALABRA “ALTA”

Uno de los momentos más gratos durante la Eucaristía es el de escuchar: dichosos los invitados a la cena del Señor. En efecto, una invitación inmerecida, pues como bien decimos previamente a la recepción de la comunión: Señor, yo no soy digno que entres en mi casa pero una palabra tuya bastará para sanarme (San Mateo 8:8) y es ahí cuando reconociéndonos enfermos espirituales acudimos a Él, Medico de las almas para que nos sane con su Cuerpo y con su Sangre.

Al escuchar esa invitación por boca del ministro correspondiente, es el mismo Cristo que nos invita como recuerda Apocalipsis 19:9: Bienaventurados los que son llamados a la cena de las bodas del Cordero.

De tal forma, habiendo confesado nuestras culpas (para no ser reos de condenación como dice San Pablo 1ª de Cor 11:29) con hacimiento de gracias nos acercamos a tal divino convite, alimentados previamente por la palabra del Señor nos disponemos a recibir en nuestra alma la verdadera comida y bebida de nuestra salvación (San Juan 6:55)

Yo soy la vid, vosotros los pámpanos; el que permanece en mí, y yo en él, éste lleva mucho fruto; porque separados de mí nada podéis hacer. (San Juan 15:5)

Concluyo con una canción realmente preciosa, que nos invita a meditar sobre todo en ese sacrificio del Cordero que nos abrió las puertas del cielo y abolió el sistema de sacrificios antiguos (pero Él, habiendo ofrecido un solo sacrificio por los pecados para siempre, se sentó a la diestra de Dios. Hebreos 10:12).

La canción se titula: Agnus Dei