ÚNETE A NUESTRA NUEVA PÁGINA DE FACEBOOK. EMPEZAMOS DE CERO

ÚNETE A NUESTRO NUEVO CANAL DE TELEGRAM

ÚNETE A NUESTRA NUEVA COMUNIDAD EN VK

Si no fuera tan serio, lo de Julia Otero haría gracia

Julia Otero es el típico personaje charnego que, aunque no nacido en Cataluña, es más catalán que alguien con ocho apellidos catalanes y que, además, lo sabe todo de todo. Y siempre lo cuenta con esa voz engolada que se gasta, esa típica voz de “pija-progre” a la que se le llena la boca de verdad y de sentencias, en lugar de frases, cada vez que habla.

Entrevistada en los últimos días por Pablo Motos y preguntada, como es normal, acerca de lo que está ocurriendo en Cataluña, la Otero sentenció: “En Cataluña no pasa nada”. Y sentenció que quizás visto “desde Madrit” pareciera que pasa algo pero “en la calle no pasa nada”. Pero lo mejor fue su sentencia final relacionando lo que pasaba en el Parlamento de Cataluña con lo que pasaba en realidad en la calle: “Es como una realidad paralela”. Quizás se equivocara porque lo que nos estaba contando era para lelas y para lelos.

Captura del vídeo de Julia Otero Rodrigo Lanza

A esta sentenciadora nata que además se enoja porque no se considere a los CDR detenidos y encarcelados como presuntos terroristas, habría que recordarle como presunta periodista que es, su fantástica entrevista con el asesino de Víctor Lainez, nos ha denido a decir que no tenemos ni idea y no nos enteramos de nada. Pero ella, que es tan lista, se entera de todo y tiene que venir a “Madrit” a abrirnos los ojos a los pobres infelices que somos el resto de españoles, para contarnos lo que es la realidad en Cataluña.

Cuando alguien escucha hablar a Julia Otero de esa manera es como si le metieran con un embudo una mezcla entre miel, zumo de melocotón y tres kilos de azúcar. Empalaga hasta hastiar puesto que la que vive en una realidad “para lela” es ella que no se entera y no se quiere enterar. Demasiado bien vive con la que está cayendo esta trolera.

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL