ÚNETE A NUESTRA NUEVA PÁGINA DE FACEBOOK. EMPEZAMOS DE CERO
ÚNETE A NUESTRO NUEVO CANAL DE TELEGRAM
ÚNETE A NUESTRA NUEVA COMUNIDAD EN VK

Y a este personaje ni siquiera se le ha juzgado

Las consecuencias de que Cataluña haya tenido tantos años a un indecente, vestido con piel de cordero, como Jordi Pujol al frente de la Generalidad las estamos pagando todos ahora.

Durante décadas se ha permitido por parte de todos los gobiernos centrales que este miserable, educado en un colegio nazi, no solo haya robado a manos llenas, también se le ha permitido que, de una forma descarad, fomentara el adoctrinamiento en los colegios catalanes para que, a estas alturas, nos encontremos con los frutos de ese adoctrinamiento en el odio a España.

Pero todo esto ha dado igual porque Pujol sigue tranquilamente en su casa como si fuera un jubilado más sin que recaiga en él todo el peso de la justicia y sin que pague por todos los delitos, los graves delitos, que ha cometido a lo largo de su vida, empezando por el escandaloso saqueo de Banca Catalana.

En un editorial de su programa ‘La Voz’, César Vidal ha desenmascarado a este auténtico miserable. A este ruín que ha gobernado Cataluña adoctrinando y generando odio. A este “Padrino” que, como el protagonista de la famosa película, ha montado una trama mafiosa robando millones de euros que todavía están por cuantificar y que, al paso que van las investigaciones, dudamos que lleguen a cuantificarse nunca y que él pague en vida por todo lo que ha hecho.

Ahora, los españoles estamos sufriendo las consecuencias del “pujolismo” y de lo mucho que se ha permitido a este personaje. Uno de los personajes más infectos de la reciente de historia. Un personaje que lo ha destrozado y lo ha saqueado todo para su beneficio y el de los suyos. Un personaje que, además, es venerado injustificadamente por una gran parte de la sociedad catalana a la que ha saqueado. Un tumor, tal y como lo describe César Vidal, que no ha sido tratado nunca y que ahora se ha convertido en un cáncer casi imposible de curar.