ÚNETE A NUESTRA NUEVA PÁGINA DE FACEBOOK. EMPEZAMOS DE CERO

ÚNETE A NUESTRO NUEVO CANAL DE TELEGRAM

ÚNETE A NUESTRA NUEVA COMUNIDAD EN VK

A pegarnos otro tiro en la pierna

La verdad es que uno, tras ver los resultados electorales del pasado 28 de abril y las encuestas que se están publicando, pierde toda esperanza de que Pedro Sánchez no vaya a ganar las próximas elecciones.

Y no lo hará con mayoría absoluta, no, pero gobernará porque seguro que alguno de esos partidos a los que desde el propio PSOE han calificado como el trifachito apoyará la investidura porque no podrá soportar la presión a la que sean sometidos, ¿verdad Albert? Pero lo peor es que Pedro Sánchez tarde o temprano acabará pasando de ser presidente en funcionas a ser presidente sin funciones, pero con todas las de la ley.

Y mucho más si tenemos en cuenta de que en este país, lo que cuenten los medios o políticos “progres” se ha convertido en lo importante. Cambio climático, Franco, ideología de género e inmigración. Pónganlo en el orden que quieran pero hoy en España no eres nadie, y muchos procuran que no llegues a serlo nunca, si no estás de acuerdo con, al menos, uno de los preceptos marcados por la dictadura de pensamiento y de opinión. Es una pena porque yo no estoy de acuerdo con ninguno.

Medios de manipulación crisis socialista

Y mientras tanto y como avanzadilla, ya nos llegan tímidos mensajes acerca de una desaceleración económica y una caída paulatina del empleo mientras aquí lo que importa es si el Polo se ha derretido la semana pasada unos centímetros o que a Franco se le saque lo antes posible de donde debería estar descansando en paz.

¿Y saben lo peor? Que pasados algunos años todo el mundo se dará cuenta del error cometido votando a Pedro Sánchez, como sucedió en su momento con Zapatero. Todos sabíamos que nos mentían, todos sabíamos que vendría una crisis de caballo pero ya sabemos que en España hay una máxima: las cosas malas siempre le pasan al vecino. Poco más tarde la mayoría de la gente se dio cuenta de su error, aunque ya fuera tarde. Pero lo peor es que muchos de los que se dieron cuenta tarde de su error anterior van a volver a cometer otro el 10 de diciembre. Pues que después no llore nadie.